Javier Lambán
El presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán. EUROPA PRESS

El presidente de Aragón, Javier Lambán, ha asegurado que en su relación con el presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, "no hay grandes desencuentros, pero si es necesario los tendré". En una extensa entrevista que ha publicado este domingo Heraldo de Aragón, Lambán ha enfatizado que él no es "delegado del gobierno de Rajoy ni de Sánchez": "Yo soy presidente de la Comunidad. Tengo muy claras las prioridades", ha insistido.

En este sentido, ha reconocido que aunque con Rajoy ha coincidido tres años y con Sánchez ocho meses, "las coincidencias han sido mayores con Pedro Sánchez".

El barón socialista ha hecho además balance del pacto de investidura que hizo en 2015 con Podemos, y ha valorado que "ha funcionado razonablemente bien".

No obstante, se ha mostrado prudente a la hora de opinar si ese acuerdo ha beneficiado más al PSOE que a Podemos: "Sí que creo que el PSOE va a ser la fuerza más votada y que Podemos podría estar a la baja, pero ya veremos qué pasa en las urnas", ha dicho.

Elecciones autonómicas

Respecto a si volvería a pactar con Podemos o lo haría con Ciudadanos para seguir como presidente en Aragón tras los próximos comicios autonómicos, Lambán se ha mostrado partidario de los pactos postelectorales y no descarta "ninguna posibilidad". "El PSOE tiene que mantener su apuesta por la centralidad. Y desde ese espacio yo estaré abierto a pactos de toda naturaleza, con la excepción de Vox", ha aseverado.

Asimismo, se ha mantenido firme frente al independentismo, algo que hace "por convicción", ya que "ser socialista implica también ser constitucionalista". Sin embargo, ha reconocido que "nunca" se ha planteado si ello le beneficiará o no electoralmente en Aragón. En cuanto a su relación con el PSC, Lambán ha opinado que "hace mucho tiempo que pienso que el PSC es un partido distinto al PSOE".

Por otro lado, no ha querido avanzar si en el caso de resultar elegido de nuevo presidente autonómico será su última legislatura o apuesta por limitar los mandatos, un debate que ha calificado de "secundario" y que "despista de los asuntos vitales para los ciudadanos (...) ante los problemas de verdad que nos vienen, como la desaceleración de la economía, el futuro de Europa, el cambio climático...", ha enumerado.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.