Laura Luelmo
Imagen de Laura Luelmo. SOS DESAPARECIDOS

La joven profesora Laura Luelmo, presuntamente asesinada por Bernardo Montoya en diciembre del año pasado, sufrió más de 40 lesiones de diferente naturaleza, la mayoría de ellas en la cabeza.

Así se desprende del informe preliminar de la autopsia al que ha tenido acceso Huelva Información. El diario local destaca que los datos más relevantes de dicho informe elaborado por el Servicio de Patología del Instituto de Medicina Legal de Huelva son los que determinan que coexistieron "lesiones en mandíbula, región frontal y región temporal". La mayor parte de los golpes se concentraban en la cabeza de Luelmo.

El objeto que acabó con la vida de la joven profesora debía estar, según la autopsia, "provisto de aristas para producir la patología lesiva encontrada", por los que los médicos apuntan a una "piedra". Este resultado encaja con la declaración judicial de Montoya, que relató que abandonó a la víctima herida en el paraje de La Mimbrera de El Campillo, al que volvió al darse cuenta de que había olvidado una manta suya y comprobó que Luelmo seguía viva. "Cogí una piedra y se la tiré a la cabeza", confesó el agresor.

Los forenses también aluden a la existencia de "violencia de cariz sexual" en la víctima y con "manipulaciones tanto en genitales externos como internos", según recoge el citado diario.

Además, el cuerpo de Laura Luelmo presentaba otras lesiones como hematomas en las muñecas y en los tobillos.

Consulta aquí más noticias de Huelva.