El vicepresidente de Derechos Sociales del Gobierno foral, Miguel Laparra, ha informado de esta iniciativa al resto de miembros del Ejecutivo foral en el transcurso de su sesión de este miércoles.

Los proyectos de rehabilitación integral de estas tres promociones de alquiler público incluyen las envolventes térmicas de los edificios -siguiendo la certificación de eficiencia energética EnerPHit, acuñada por el Instituto Passivhaus-, la renovación de infraestructuras y redes de calefacción y la introducción de biomasa como fuente energética renovable, alternativa al gas.

Después de haber analizado el estado en el que se encontraban estos edificios y tras redactar los proyectos arquitectónicos, se acaban de publicar en el portal de contratación del Gobierno de Navarra los concursos para licitar las obras de rehabilitación en 20 viviendas de su propiedad en la calle Cruz de Barcacio del barrio pamplonés de Rochapea, otras 38 en la Plaza Ezkabazabal de la localidad de Burlada y 29 más en la plaza Río Arga de Barañáin.

CUANTÍAS DE LAS LICITACIONES DE OBRAS

El concurso de Rochapea sale a licitación por un máximo de 711.496 euros (IVA no incluido), el de Barañáin por 1.151.620 euros y, finalmente, la licitación más cuantiosa por la complejidad de las obras, el de Burlada por 2.381.686 euros. Sumando a este montante de 4,2 millones los gastos correspondientes a proyectos arquitectónicos, licencias y un 10% de IVA, la inversión que terminará realizando la sociedad pública de vivienda supera los 5 millones de euros.

Las empresas constructoras que estén interesadas en estas tres licitaciones deberán hacer llegar sus ofertas a Nasuvinsa antes del próximo 12 de abril y la duración de las obras de ejecución están fijadas en un plazo máximo de siete meses en los dos primeros casos y de ocho meses en Burlada, ha indicado el Ejecutivo.

Los equipos técnicos de Nasuvinsa han convocado a todos los inquilinos de estas promociones de Rochapea, Barañáin y Burlada a mantener sendos encuentros dentro de dos semanas para informarles sobre los proyectos de rehabilitación que van a mejorar sus viviendas, sobre las ventajas que van a suponer para sus hábitos de consumo energético y sobre todos los pormenores que van a conllevar las obras de ejecución durante los meses previstos.

UN PARQUE DE 1.145 VIVIENDAS

El Gobierno de Navarra gestiona el arrendamiento de un total de 1.145 viviendas de su propio patrimonio -a las que se suman otras 656 de la bolsa de pisos particulares cuyos propietarios ceden su alquiler al Gobierno- y las primeras promociones -en edificios que superan ya los 30 años de antigüedad- requieren "una remodelación importante, dado su estado de deterioro".

No obstante, la empresa pública de vivienda aprovechará esta necesidad y aumentará la inversión para poder acometer una rehabilitación energética integral de los edificios, que pasa por estructuras, revestimientos de fachada, envolventes térmicas con criterios de alta eficiencia energética y renovación de sistemas de calefacción, entre otras reformas. Con el objetivo de ir ampliando la rehabilitación de todo el parque público de alquiler, el Gobierno de Navarra acometerá una primera fase en 87 viviendas en las que más urgía intervenir y en un futuro prevé extender esta misma actuación a otras promociones.

Las políticas de rehabilitación energética y de regeneración urbana en la ciudad consolidada que está desarrollando el Gobierno de Navarra se han extendido también al parque residencial privado, en apoyo a las comunidades de vecinos, por medio del impulso de los proyectos europeos Efidistrict y SustaiNAVility, el primero de ellos en las agrupaciones de Orvina de Txantrea y el segundo, puesto en marcha este mismo año para replicar este modelo en otros ámbitos de los municipios de Ansoáin, Barañain, Noáin, Villava y Zizur Mayor.

Consulta aquí más noticias de Navarra.