Pagazaurtundúa
La eurodiputada Maite Pagazaurtundúa ante un campo de refugiados. 20MINUTOS.ES

La eurodiputada de UPYD-ALDE, Maite Pagazaurtundúa, denunció este viernes que en parte del campo de Moria —donde en total se hacinan 5.256 personas— hay mujeres que duermen con pañal por no ir al baño de noche, por miedo a ser violadas.

Coincidiendo con el Día de la Mujer, la eurodiputada quiso dar visibilidad a las mujeres invisibles de uno de los lugares más inhumanos y degradantes para las mujeres en Europa.

Pese al acuerdo de repatriaciones de 2016 con Turquía sigue el goteo de embarcaciones a esta isla del Egeo: 670 nuevos llegados en enero, 732 en febrero, 133 en los 8 días de este marzo.

Hoy el 80% de los que llegan son afganos que huyen, probablemente, del recrudecimiento del terrorismo yihadista y del fundamentalismo. "Este centro genera un sufrimiento intolerable, por negligencia, no de las autoridades griegas, sino de los Estados miembros que siguen bloqueando el paquete de asilo y migración en el Consejo. De este agujero negro somos corresponsables », afirmó la diputada que ya viajó a la isla en 2016 en plena crisis de los refugiados.

"Los niños y niñas no van al colegio, porque dicen que es un campo de transición. Pero aquí pueden pasar los meses en barracones infectos donde duermen 18 personas", manifestó, "y no suelo exagerar en algo tan serio".

"La Unión Europea no puede permitirse tener 5.256 personas de los cuales son 342 menores no acompañados en condiciones infrahumanas, donde los niños no tienen escuela, no hay agua caliente la mayor parte del día, las enfermedades se multiplican, los inviernos son un infierno y los veranos, también... Estamos provocando graves traumatismos mentales a población vulnerable que huye del horror ", indicó Pagazaurtundúa tras reunirse con Médicos Sin Fronteras, Oxfam, Fundación Remar y las autoridades de gestión del campo y EASO.

"No tiene arreglo"

"Moria es una catástrofe y no tiene arreglo, pues el sitio es completamente tóxico y es tan lento el sistema e ineficaz en la tramitación de la protección internacional que genera severos problemas. No se libra del sufrimiento parte del personal que tiene que trabajar en el campo. Este campo duele y quema profesionalmente".

"No se podría hacer peor: infravivienda, saturación hasta la crueldad, que estigmatiza a los peticionarios de asilo y además cansa a la población local y alimenta el populismo", añadió.

La seguridad ahora con 5.200 habitantes es precaria, pero en breve, con el incremento de las llegadas alentadas por el buen tiempo, será aún menor. Los responsables del campo y las ONGs temen una nueva oleada de llegadas que, con el incremento de las temperaturas, incentivan los problemas de hacinamiento, insalubridad, enfrentamientos, drogas, alcohol... hasta hacer prácticamente irrespirable el aire en el campo.

Según explicó la eurodiputada, miembro de la comisión de Libertades Civiles del Parlamento Europeo, este campo no tiene arreglo. "Esto no es un campo temporal, como se indica, porque hay personas que pasan aquí hasta dos y tres años... repito. No mueren de hambre, pero es totalmente destructivo", señaló.

En este sentido, denunció que tan solo 15 abogados voluntarios en Moria gestionan los expedientes de los más de cinco mil aspirantes al asilo actuales, lo que convierte un lugar que debería ser de tránsito en un centro ineficaz, ineficiente, humillante y que para las mujeres, es muy peligroso.