El magistrado Manuel Marchena, presidente del tribunal que juzga el proceso independentista en Cataluña, ha amonestado este miércoles al diputado de ERC Joan Tardà y le ha recordado su condición de testigo en este proceso, pidiéndole que se abstuviese de realizar "valoraciones políticas" o "juicios de valor". "Tiene otros foros para expresarlo", ha advertido.

Al comenzar la octava sesión del juicio, Marchena ha explicado que la contribución de los testigos es ayudar al esclarecimiento de los hechos, por lo que ha instado a "evitar debates y valoraciones". No obstante, el primer testigo del proceso, Joan Tardà, aún no estaba en la sala, por lo que no ha podido atender el aviso del presidente.

Después de que Marchena haya hecho llamar al diputado de ERC, éste se ha sentado a la mesa destinada para los comparecientes y, tras contestar a las preguntas de rigor sobre su situación personal y sobre si conoce a los acusados, el magistrado ha dado la palabra a la acusación popular que ejerce Vox (la primera vez que interviene en el juicio), ya que el testigo había sido propuesto por esta parte.

La primera pregunta del abogado de Vox, Pedro Fernández, se ha referido a un tuit que publicó Tardà el pasado julio afirmando que la "negativa de PP y PSOE" es lo que llevó a los independentistas a "desobedecer" en 2017. El letrado ha querido saber si el testigo recordaba haber escrito ese comentario, tras lo cual Tardà ha comenzado a contestar en catalán.

Ha sido en ese momento cuando Marchena ha interrumpido a Tardà: "No empezamos bien". Según ha explicado el magistrado, "como testigo tiene la obligación de emplear la lengua oficial del foro y del lugar en el que tiene lugar el juicio". Otra cosa, ha añadido, es que el tribunal "haya dado la opción a los acusados de hablar en su lengua", pero ha advertido de que los testigos sólo pueden expresarse en castellano.

A continuación, el diputado de ERC ha comenzado a decir que "este juicio está inspirado en la venganza", por lo que de nuevo ha sido interrumpido por el magistrado, quien le ha recordado la condición de testigo en la que comparece. "Un testigo es alguien que se pone a disposición de las partes de la administración de justicia exclusivamente para contribuir al esclarecimiento del hecho. Usted está para ayudarnos al esclarecimiento del hecho. No está autorizado a hacer valoraciones políticas pese a su condición de diputado", ha subrayado.

Así, Marchena le ha pedido "por favor" que "se someta a la razón de su llamamiento" a declarar como testigo en el procedimiento, pero que no lo haga "a partir de sus valoraciones, sino a partir de lo que pudo percibir" cuando tuvieron lugar los hechos, tras lo cual le ha recordado que dispone de "otros foros" para poder expresarlo.

Pero Marchena no sólo ha tenido que llamar la atención a Tardà, sino que también ha reprendido al abogado de Vox, porque, a juicio del presidente del tribunal, estaba pidiendo al testigo que "valore comportamientos ajenos" de los acusados al preguntarle si los acusados estaban "integrados en la unidad de acción" dirigida a lograr la independencia de Cataluña. "No existe el testigo opinante para la valoración de los hechos", ha recordado a Fernández, que sólo ha hecho cuatro preguntas.