Emisión de CO2
Las empresas privadas del sector eléctrico, siderúrgico, cemento, vidrio, cerámica, papel y refinerías tienen un cupo gratuito asignado de emisiones de CO2, y si se exceden deben comprar derechos de emisiones. GTRES

La Tierra se encamina a alcanzar a mediados del siglo XXI niveles de carbono no vistos en 56 millones de años, lo que podría conllevar la extinción de muchas especies siempre que no se frenen las emisiones totales de dióxido de carbono (CO2) de origen humano a la atmósfera.

Así se recoge en un estudio realizado por Philip Gingerich, del Departamento de Ciencias Medioambientales y de la Tierra de la Universidad de Michigan (Estados Unidos), y publicado en la revista 'Paleoceanography and Paleoclimatology', de la Unión Geofísica Americana. El estudio indica que las emisiones de CO2 podrían coincidir dentro de 140 años con las del Máximo Térmico del Paleoceno-Eoceno (MTPE), un evento de calentamiento global que ocurrió hace 56 millones de años.

Además, señala que los humanos emiten dióxido de carbono a la atmósfera en una tasa de 9 a 10 veces más alta que la emisión de gases de efecto invernadero durante el MTPE. Por tanto, si las emisiones de carbono siguen aumentando, la cantidad total de CO2 expulsado a la atmósfera desde que los seres humanos comenzaron a quemar combustibles fósiles podría en el año 2159 ser equivalente a la cantidad liberada durante el MTPE.

"Sólo faltan unas cuatro generaciones"

"Usted y yo no estaremos aquí en 2159, pero sólo faltan unas cuatro generaciones", apunta Gingerich, quien añade: "Cuando empiezas a pensar en tus hijos, tus nietos y tus bisnietos, estás por ahí".

Los científicos a menudo utilizan el MTPE como punto de referencia para analizar el cambio climático moderno, pero el nuevo estudio muestra que la Tierra está más cerca de llegar a ese punto de referencia antes de lo que se pensaba, ya que el ritmo del calentamiento actual supera con creces cualquier evento climático ocurrido tras la extinción de los dinosaurios.

"Teniendo en cuenta el supuesto de lo mismo de siempre para el futuro, las tasas de emisión de carbono que se están produciendo hoy en día no tienen precedentes, incluso en el contexto de un evento como el MTPE", indica Gabriel Bowen, geofísico de la Universidad de Utah, que añade: "No tenemos muchos ejemplos geológicos a los que recurrir para comprender cómo responde el mundo a ese tipo de perturbación".

Las consecuencias ambientales exactas de los niveles de carbono similares al MTPE no están claras, pero el aumento de las temperaturas probablemente llevará a muchas especies a la extinción, y las afortunadas podrán adaptarse o migrar, según Larisa DeSantis, paleontóloga de la Universidad de Vanderbilt (Estados Unidos), que agrega que el sistema climático tardaría miles de años en enfriarse.

"No son sólo unos 100 años a partir de ahora; el dióxido de carbono va a tardar mucho tiempo en volver a la corteza terrestre. No es un evento a corto plazo. Realmente estamos comprometiendo muchos miles de años en un mundo más cálido si no tomamos medidas rápidamente", añade DeSantis.

¿Qué es el MTPE?

El MTPE fue un evento de calentamiento global que ocurrió hace cerca de 56 millones de años. Los científicos no están seguros de qué lo causó, pero durante entonces se liberaron enormes cantidades de dióxido de carbono a la atmósfera de la Tierra, lo que aumentó rápidamente las temperaturas globales entre cinco y ocho grados. Las temperaturas globales medias durante ese episodio alcanzaron un máximo de alrededor de 23ºC, aproximadamente 7ºC más que el promedio actual.

Los científicos piensan que durante este tiempo y en el periodo cálido posterior no había hielo en los polos y el Ártico fue el hogar de palmeras y cocodrilos. No es la Tierra más caliente que se haya producido nunca, pero el MTPE fue la etapa más calurosa desde que los dinosaurios se extinguieran hace 66 millones de años.

Los científicos no pueden determinar exactamente cuánto carbono se liberó a la atmósfera durante el MTPE o cuánto duró el evento, pero los mejores cálculos indican que que entre 3.000 y 7.000 gigatoneladas de carbono se acumularon durante un periodo de 3.000 a 20.000 años, según se desprende del análisis de núcleos de sedimentos oceánicos que muestran cambios en minerales carbonatados depositados durante este tiempo.

Entonces, la liberación masiva de carbono y la temperatura aumentaron drásticamente el clima de la Tierra, lo que causó una gran extinción de organismos en las profundidades del océano que eran claves en la red alimentaria marina. Los animales terrestres empequeñecieron y emigraron hacia el norte a climas más fríos. Algunos grupos de mamíferos modernos, incluidos los primates, aparecieron por primera vez poco después del MTPE, pero los científicos no están seguros de si esto sucedió como consecuencia del rápido cambio ambiental.

En el nuevo estudio, Gingerich encontró una manera de comparar matemáticamente las emisiones de carbono modernas con las del MTPE en la misma escala de tiempo. Los resultados mostraron que las tasas actuales de emisión de carbono son de 9 a 10 veces más altas que las del Máximo Térmico del Paleoceno-Eoceno. Al proyectar las emisiones actuales en el futuro, Gingerich descubrió que si las emisiones siguen aumentando, habrá un evento similar al MTPE en menos de cinco generaciones, puesto que en 2159 podría acumularse 3.000 gigatoneladas de carbono en la atmósfera, lo que se incrementaría a 7.126 gigatoneladas en 2278.