Edificio sede de Gallina Blanca en Barcelona.
Edificio sede de Gallina Blanca en Barcelona. ARCHIVO

Los trabajadores de la plantilla de Gallina Blanca en Sant Joan Despí han comenzado este martes a las 11 de la mañana una huelga indefinida contra los planes de la compañía de cerrar la histórica fábrica para recalificar los terrenos y trasladar la producción a la planta de Vallobar, en Huesca.

Antonio Hidalgo, portavoz de los trabajadores, ha lamentado que la empresa no les haya dejado ninguna otra opción que el parón indefinido porque hasta el momento no ha habido ninguna voluntad negociadora.

Hidalgo afirma que los planes de la empresa pasan por iniciar de forma inminente el traslado de las máquinas a la fábrica aragonesa y que no podían esperar a reaccionar porque "con la fábrica vacía se hubieran quedado sin fuerza".

A pesar de ello, los empleados aún confían en llegar a un acuerdo con la dirección que pase por un plan industrial alternativo que permita mantener los 70 puestos de trabajo actuales.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.