Imagen de archivo de un teléfono móvil
Imagen de archivo de un teléfono móvil EUROPA PRESS - Archivo

La Guardia Civil ha detenido a un hombre de 44 años por un delito de descubrimiento y revelación de secretos. Según el cuerpo, el detenido había instalado aplicaciones de control y vigilancia en el teléfono móvil de su expareja con las que logró fotografías íntimas de ella. 

El pasado 28 de enero, una vecina de la localidad de Yuncos interpuso una denuncia en el Puesto de la Guardia Civil de Illescas porque unas fotografías suyas, de carácter sexual, se estaban difundiendo por redes sociales. 

La víctima informó a los agentes que su expareja la había alertado de este hecho y mostrado varias fotografías que él había recibido en su teléfono móvil vía whatsapp, reconociendo que ella misma las había tomado para enviárselas a su pareja actual.

La Benemérita inició una investigación para determinar el origen de la filtración, por lo que inicialmente tomó declaración a la expareja de la víctima para conseguir el contacto que le habría hecho llegar las fotografías. Éste aseguró haberlo eliminado.

Los agentes lograron determinar que los mensajes habían sido enviados desde otra línea de teléfono móvil que este hombre había adquirido unos días antes de los hechos.

Simultáneamente, la Guardia Civil comprobó que en el teléfono de la víctima habían sido instaladas varias aplicaciones de control y seguimiento sin su conocimiento ni autorización.

Una vez analizada toda la información que se había obtenido con esta investigación, la Guardia Civil detuvo a este hombre por un delito de descubrimiento y revelación de secretos y entregó las diligencias instruidas en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Guardia de Illescas.

Consulta aquí más noticias de Toledo.