Perros a la venta de dudosa procedencia
Un perro atado a una puerta, ocasión propicia para el robo. (F. González)
El exceso de confianza de muchos alicantinos, que dejan unos minutos a sus perros atados en las inmediaciones de entradas de tiendas y centros comerciales, ha propiciado un nuevo negocio ilegal de venta de mascotas en mercadillos.

El Seprona de la Guardia Civil investiga esta práctica, detectada inicialmente en Benidorm y ahora extendida por Alicante y comarca, que corrobora el presidente de la Protectora de Animales de Alicante, Raúl Mérida.

«Me han robado a mi perro y ya ha habido otros robos en las urbanizaciones de Mutxamel y El Campello». Es el testimonio del último afectado que acudió a la Protectora a principios de esta semana. «Es difícil precisar el motivo (del robo): si son de raza, es para la cría de cachorros, aunque también los hay extraviados», según Mérida.

María Díaz, de Alicante, tuvo que pasar por el mal trago: «Tenía una pareja de malteses en una finca y, sin saber cómo, desaparecieron; nunca más supimos de ellos».

Desde la Protectora, recomiendan denunciarlo al Seprona y avisar al servicio de recogida de animales, por si está en el albergue. También es vital la identificación por el chip. Y si ven alguna mascota en el mercadillo, una ley prohíbe su venta desde 1994 salvo en tiendas autorizadas.