Una mujer ha muerto y un centenar de personas han resultado heridas, 13 de ellas de consideración y cuatro de ellas graves, en el accidente ferroviario ocurrido pasadas las seis de la tarde de este viernes al chocar frontalmente dos trenes de Rodalies cerca del antiguo apeadero de Castellgalí, entre Sant Vicenç de Castellet y Manresa, según los últimos datos de Protección Civil. De los heridos, 92 son leves y unas 65 personas resultaron ilesas. La víctima es la maquinista de uno de los trenes y tenía 26 años de edad.

Los viajeros ilesos, según Renfe, fueron evacuados con la ayuda de los Bomberos de la Generalitat y, algunos de ellos, fueron trasladados en autocar a Manresa.

Renfe ha informado de que ha activado el plan de asistencia a víctimas y familiares, con el teléfono 900 10 10 20.

Por causas por determinar, un tren de la línea de media distancia R-12 (L'Hospitalet de Llobregat-Lleida) colisionó frontalmente con otro de la R-4 de Rodalies (Sant Vicenç de Calders-Manresa) cerca del apeadero de Castellgalí.

Según un portavoz de Renfe, equipos de emergencia de los Bomberos, Protección Civil y Sistema de Emergencias Médicas (SEM) acudieron al lugar del accidente.

Además, los equipos de emergencia instalaron en el Ayuntamiento de Castellgalí un centro de atención a los familiares y a las víctimas del accidente. Posteriormente, este centro de atención fue trasladado a la estación de trenes de Renfe de Manresa.

A causa del accidente, la línea 4 de Rodalies fue interrumpida entre Sant Vicenç de Castellet y Manresa y Renfe ofreció un servicio alternativo por carretera.

El conseller de Interior, Miquel Buch, se ha dirigió al punto del accidente para seguir en primera línea el trabajo de los equipos de emergencia.

Un pasajero fue el que avisó del siniestro a las 18.20 horas de la tarde, ante lo que Protección Civil activó en fase de alerta el plan de emergencias ferroviarias Ferrocat.

El pasado 20 de noviembre, un desprendimiento de tierras causó el descarrilamiento de un tren en la línea R-4 entre Terrassa y Manresa, a la altura de Vacarisses, en el que una persona resultó muerta y 41 heridas.

Posible causa: un fallo de señalización

El conseller de Territorio de la Generalitat, Damià Calvet, apuntó como posible causa del accidente ferroviario de este viernes a un problema de señalización "en el automatismo que debería impedir que un tren circule en contravía" y también posiblemente a un problema de sistemas manuales.

En declaraciones a Ser Catalunya, explicó que uno de los dos trenes que han chocado circulaba "en contravía".

El tren que iba de Manresa en dirección Barcelona estaba utilizando la vía que se utiliza para ir de Barcelona a Manresa: "El porqué este tren estaba en contravía se tendrá que analizar, y por qué no se ha parado el tren".

Consulta aquí más noticias de Barcelona.