Donald Trump
El presidente de EE UU, Donald Trump. MICHAEL REYNOLDS / EFE

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha vuelto a aprovechar una ola de frío para burlarse del cambio climático. Ante la previsión meteorológica que pronostica para esta semana temperaturas de hasta 40 grados bajo cero en la región del medio oeste del país, el mandatario se preguntó: "¿Dónde demonios está el calentamiento global?".

"En el maravilloso medio oeste, las temperaturas con el efecto del viento están alcanzando menos 60 grados [Farenheit, -50 grados Celsius], el mayor frío jamas registrado. En los proximos días se espera más frío aún. La gente no puede estar fuera ni siquiera unos minutos. ¿Qué demonios está pasando con el Calentamiento Global? Por favor, vuelve pronto, ¡te necesitamos!", escribió Trump este lunes en su cuenta de Twitter.

El mensaje de Trump contenía una errata (escribió "Waming", en vez de "Warning" —calentamiento—), algo que muchos tuiteros aprovecharon para recordar otro reciente error del presidente, cuando escribió "hamberders", en vez de "hamburgers" (hamburguesas).

No es la primera vez que, ante una fuerte bajada de las temperaturas, Trump cuestiona las conclusiones científicas sobre el cambio climático. En diciembre de 2017, el presidente dijo que a EE UU le iría bien "un poco" de calentamiento global para combatir las bajas temperaturas que se esperaban para Fin de Año. "En el este, podría ser la noche de Fin de Año más fría de las registradas. Quizás podríamos utilizar un poco de ese viejo calentamiento global que nuestro país, pero no otros, iba a pagar billones de dólares para combatir. ¡Abríguense!", escribió entonces en Twitter.

En una entrevista publicada en The Washington Post en noviembre de 2018, Trump aseguró que no es un "creyente" en el cambio climático, y añadió que "no ve" los efectos que los informes científicos recogen sobre este fenómeno. "Uno de los problemas de mucha gente como yo mismo, es que tenemos niveles muy altos de inteligencia, pero no somos necesariamente tan creyentes", señaló Trump.

Con estas palabras, Trump contradecía por segunda vez en 24 horas un reciente informe de su propio gobierno que estimaba que las consecuencias del cambio climático podrían costar cientos de miles de millones dólares.