Contenedores de basura en València
Isla de contenedores de basura en una calle de València. AYUNTAMIENTO DE VALÈNCIA

La ciudad de València recicla cada vez más y todo hace indicar que la separación de residuos se incrementará en los próximos años como consecuencia de la extensión de un nuevo contenedor, el marrón, para la materia orgánica. Así lo acreditan los datos de la Concejalía de Gestión de Residuos Sólidos, a los que ha tenido acceso 20minutos, y que muestran un porcentaje creciente en el peso de la recogida selectiva frente al contenedor tradicional.

De hecho, durante el pasado año 2018, la recogida selectiva, es decir, separada, aumentó un 14,29%, hasta las 52.109 toneladas, frente a las 45.593 registradas el año anterior. Si se toma como referencia el año 2014, el aumento acumulado es del 37,55%, ya que ese año se contabilizaron 37.882 toneladas de estos materiales.

Este incremento de la recogida selectiva es, en términos relativos y absolutos, superior al del total de residuos sólidos urbanos (es decir, a la basura total generada, en cuya cifra se incluye), que en el último año aumentaron un 1,99% y dejaron la cifra global en 346.888 toneladas.

De este modo, el peso del reciclaje en el conjunto de la basura producida por los vecinos de València es cada vez mayor. Si en 2005 suponía el 9,74% del total, en 2010 subió hasta el 12,61%; en 2014 descendió levemente al 11,91%, para recuperarse en 2017 hasta alcanzar el 13,41% y el 15,07% que representó el pasado año 2018.

Los materiales con mayores crecimientos en cuanto a la recogida selectiva fueron la ropa, que se ha incrementado un 62,56% respecto a 2016; el papel, con un crecimiento del 45,87% respecto a 2014, y los envases, con un aumento del 30,65%. A continuación figura la recogida de muebles viejos y enseres, con un 23,68% más y otras iniciativas que, pese a experimentar crecimientos relativos más elevados, tienen menos presencia, como la recogida de aceite (+130,82%) y el ecoparque móvil, que se desplaza a los barrios de la ciudad y ha visto incrementar los residuos recogidos un 56,37% desde el año 2014, según los datos de la Concejalía que dirige Pilar Soriano.

Por lo que respecta al contenedor marrón de materia orgánica, al cierre de 2018 se habían recogido 3.290,12 toneladas, una cifra todavía baja, ya que el plan de implantación comenzó a generalizarse para el 51% de la población de la ciudad el pasado mes de noviembre con la instalación de 1.370 contenedores, tras una prueba piloto en 2016 en los barrios de Benimaclet, San Marcelino y Sant Pau.

Por este motivo, se espera que el volumen de estos desechos crezca de forma exponencial este año, una vez implantada la primera fase y realizada la campaña de divulgación. Para este año 2019 se prevé la extensión del contenedor marrón al 100% de la población y de los barrios de València. Esa última fase supondrá, según los cálculos del Ayuntamiento, la recogida de 35.000 toneladas de materia orgánica al año.

La responsable municipal de Gestión de Residuos Sólidos, Pilar Soriano, destacó que los datos son "muy positivos si los analizamos uno a uno, y en su conjunto los valoramos muchísimo porque demuestran que València va por el buen camino, el de la sostenibilidad y el de la implicación de todas y todos". En este sentido, subrayó el "esfuerzo considerable" del Ayuntamiento de València por mejorar la sostenibilidad en la recogida selectiva de residuos, para lo que "es importantísimo contar con una ciudadanía activa", afirmó.

Objetivo: zonas sin contenedores en las calles

El plan iniciado a finales de 2018 incluye un plan piloto para extender la recogida selectiva de basuras puerta a puerta en los almacenes interiores de 40 edificios de los PAI de Moreras, Quatre Carreres, Sociópolis y Benicalap. Así, se pretende que haya zonas sin contenedores en la calle.

Consulta aquí más noticias de Valencia.