El vídeo da un giro al mercado con el formato vertical

El vídeo vertical es una de las grandes tendencias de cara a los nuevos soportes de publicidad.
El vídeo vertical es una de las grandes tendencias de cara a los nuevos soportes de publicidad.
ARCHIVO

Los smartphones han cambiado las reglas del juego de la industria y la manera en la que los usuarios interactúan y consumen publicidad. Este 2019, uno de los formatos que más popularidad gana entre las múltiples posibilidades que ofrecen estos dispositivos son los vídeos.

En concreto, esta es la actividad en la que más se consumen datos en el mundo a través de los teléfonos móviles, representando un 55% del total, una cifra que para 2023 se espera que ascienda hasta el 75%, según el informe Hábitos de consumo mobile en España y en el mundo en 2018 firmado por Ditrendia.

Conscientes de esta tendencia, la mayoría de los players del ecosistema digital están apostando por convertir el vídeo online en una de sus principales herramientas para llegar a los clientes. El 76% de las firmas encuestadas por el informe The State of Video Marketing in 2018 aseguraron que implementar este formato en su estrategia les ayudó a incrementar sus ventas. Además, el 81% de los clientes se decidió a comprar un producto o servicio tras ver el contenido audiovisual de una marca.

Los datos reflejan una de las tendencias estrella para este año dentro de la industria publicitaria. El vídeo continúa creciendo y adaptándose a los contenidos de los anunciantes, cambiando aspectos como su tradicional formato en horizontal por el vertical. Un giro de 90º que promete transformar los anuncios en los smartphones tal y como la conocíamos hasta ahora.

El móvil, de pie

Si hace unos años crear vídeos en vertical era una de las prohibiciones dentro del entorno audiovisual, ahora la producción de contenido orientado a la pantalla del móvil es una de las mayores tendencias en cuanto a contenido publicitario.

Las imágenes apaisadas se mantenían como las únicas aceptadas por una cuestión fisiológica: nuestros ojos están colocados horizontalmente para ampliar nuestro campo de visión. Sin embargo, el modelo vertical de los smartphones ha transformado la manera en la que miramos los contenidos. De acuerdo con el informe MOVR Mobile de 2017, los usuarios mantienen sus móviles en esta posición el 90% del tiempo; es decir, no giran el dispositivo aunque el contenido esté ideado para visualizarse tumbado.

Snapchat fue la primera aplicación que apostó por la posición vertical, demostrando que los anuncios verticales se reproducían nueve veces más. Tras el éxito cosechado por la plataforma, otras como YouTube, Google, Instagram y Facebook decidieron seguir el ejemplo y ya cuentan con publicidad adaptada a las pantallas de los móviles.

La principal ventaja de los anuncios erguidos es que estos ocupan toda la superficie del teléfono, por lo que los usuarios estarán más dispuestos a ver la publicidad –ya que no tendrán que hacer el esfuerzo de girarlo–, y el formato da pie a que puedan interactuar con el contenido.

Además, se recomienda que los vídeos sean de muy corta duración. Así lo exigen los llamados Snack Ads, que no superan los diez segundos, y los Bumper Ads que ofrecen Google y YouTube, de menos de seis.

Para el cliente

Como reflejo del auge del contenido audiovisual, IAB anuncia que para 2019 se espera que el más del 80% de todo el vídeo publicitario será programático.

Con este mercado, las compañías obtienen mayores beneficios del contenido audiovisual y crean un vínculo con el cliente, al adaptar sus mensajes a sus preferencias.

De esta forma, se incrementarán los vídeos nativos en páginas web, con especial calado en los smartphones, y los de gran tamaño, estos últimos presentes en las Smart TV.

El objetivo de implementar este tipo de contenido es que las firmas buscan ampliar su target mediante el mayor número de visionados, algo que se consigue en gran parte gracias a la continua adaptación de sus producciones a la audiencia.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento