Parque Central y Canal de Acceso Ferroviario
El canal de acceso ferroviario de València, a la derecha, junto a la primera fase del Parque Central, ya abierta. Al fondo, el viaducto que conecta Giogeta y Peris y Valero. SOCIEDAD VALENCIA PARQUE CENTRAL ALTA VELOCIDAD

La gran operación de transformación que debe experimentar la ciudad de València con el soterramiento de las vías del ferrocarril sigue adelante. Una vez puesta en servicio la primera fase del Parque Central, que supone el 40% de la superficie total, y tras el compromiso del ministro de Fomento, José Luis Ábalos, que vincula al Gobierno central con la financiación de las actuaciones, el siguiente paso es el llamado canal de acceso, el túnel que debe unir la entrada a la ciudad desde el bulevar sur hasta la avenida Giorgeta.

Para ello, la Sociedad Parque Central, en la que participan Gobierno central, Generalitat y Ayuntamiento, ha anunciado este miércoles la firma el próximo mes de marzo de un acuerdo marco, una vez caducado el de 2003, que establecerá el conjunto de las actuaciones con un calendario, y quién paga (y en qué proporción) cada una de ellas.

El primer compromiso de la programación establecida, tras la presentación en la reunión del plan de viabilidad, es el inicio de las obras de la tercera fase del canal de acceso en 2021, de modo que pueda estar concluido a finales de 2024 o principios de 2025. Esta infraestructura costará casi 400 millones de euros, que pagarán el Estado (50%), el Consell (25%) y el Consistorio (25%). La ejecución de la obra será compatible con el uso en superficie y subterráneo mientras duren los trabajos y prevé, una vez finalizada, el desmantelamiento del viaducto que conecta las avenidas Giorgeta y Peris y Valero, ya que perderá su función cuando ya no haya vías en superficie. Además, liberará los terrenos de lo que será el futuro bulevar Federico García Lorca, desde la ronda sur hasta la de Trànsits.

Una vez acabada esta obra, se irán firmando convenios para el resto de actuaciones, que son básicamente la futura estación central subterránea y el túnel pasante que saldrá a través de la Gran Vía Marqués del Turia y de la avenida de Aragón hacia Barcelona, de modo que València deje de ser una estación término en la que los trenes deben entrar y salir por el sur. Estas dos infraestructuras suman un coste de 2.200 millones de euros, que asumirá íntegramente el Gobierno central. Si se les añaden los 400 millones del canal de acceso y los 500 ya invertidos, la operación global arroja un presupuesto de 3.100 millones de euros.

La consellera de Obras Públicas, María José Salvador, ha afirmado que este plan supone "una hoja de ruta clara y rigurosa" y ha destacado que el canal de acceso "hará desaparecer barreras que segregaban barrios" en la ciudad.

El alcalde de València, Joan Ribó, ha celebrado que el canal de acceso tenga un estudio de viabilidad y la posibilidad de firmar un nuevo convenio: "Creo que avanzamos, son buenas palabras, pero con el compromiso de propuestas concretas", ha declarado.

Por su parte, el secretario de Estado de Infraestructuras, Pedro Saura, ha destacado que la operación ferroviaria es "una cuestión histórica" para València y que la nueva propuesta supone "un compromiso definitivo con la ciudad, pasar de las palabras a los hechos con una adecuada planificación del acceso de la alta velocidad y del Corredor Mediterráneo" a València. Los tres dirigentes han subrayado el "tono cordial" y el "carácter constructivo" de la reunión, así como la colaboración entre las diferentes administraciones.

Venta de solares y refinanciación de la deuda

La reunión del consejo de administración de la sociedad que agrupa a las tres administraciones también ha servido para dar el visto bueno a la venta de 16 solares de titularidad pública ubicados en terrenos próximos al actual y al futuro Parque Central. En concreto, las bolsas de suelo, que "hay que vender cuanto antes" para captar ingresos que sirvan para amortizar deuda, según Ribó, se encuentran frente a la Estación Joaquín Sorolla, en la parte recayente a la primera fase del Parque y al final de la calle Maestro Sosa, esquina con San Vicente.

Además, se ha encomendado a la comisión ejecutiva que aborde la refinanciación de un crédito de 160 millones de euros, que actualmente tiene un tipo de interés del 4%. En opinión de Ribó, "se puede bajar", lo que permitiría al Consistorio rebajar el coste de 700.000 euros anuales que afronta por este concepto. Finalmente, también se acometerá la urbanización de la parcela del parque resultante de la liberación del espacio anexo a un concesionario de coches en Peris y Valero, cuyo propietario tuvo que ser desalojado por orden judicial.

Consulta aquí más noticias de Valencia.