Los vecinos del pueblo oscense de Esposa, en pleno Pirineo, están indignados desde que se ha permitido la instalación, a tan sólo 10 metros de las viviendas, de una antena de telefonía de 23 metros de altura.  Esposa está catalogado como «de alto interés ambiental».