Autobús articulado híbrido de la EMT de València
Un autobús articulado híbrido de la línea 92, a su paso por la Gran Vía Marqués del Turia. 20MINUTOS.ES

Una remesa de 36 nuevos autobuses articulados (de 18 metros de largo, frente a los 12 del modelo convencional) y de tecnología híbrida (menos contaminantes) llegará a las cocheras de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) de València entre los próximos meses de febrero y marzo. Se trata de un lote que la compañía pública ha comprado por 13,86 millones de euros para rejuvenecer su envejecida flota y, de paso, mejorar la prestación del servicio en líneas que han experimentado un notable incremento de usuarios.

De ellos, 30 ya tienen asignadas las líneas en las que prestarán servicio una vez sean revisados y puestos a punto. En concreto, 19 nuevos autobuses irán a la línea 99, creada en julio de 2016 inicialmente entre el Palacio de Congresos y el Cabanyal, y que en febrero del año pasado se amplió hasta la Malvarrosa. Dos años y medio después de su puesta en marcha, este itinerario es ya el tercero en número de usuarios de toda la EMT, con 4,99 millones de viajeros, lo que en opinión de la compañía justifica una ampliación de la capacidad de sus vehículos.

Otros 11 buses articulados se destinarán a la línea 19 (Ayuntamiento-Marina-Malvarrosa), que registró 3,3 millones de usuarios el pasado año y es la quinta más utilizada de la red. Se da la circunstancia de que estas dos líneas eran las únicas del top cinco que no tenían autobuses compuestos, ya que las dos primeras (90 y 89, que superan los cinco millones de viajeros) y la cuarta (la 92, con 4,58 millones) ya prestan su servicio con vehículos de 18 metros. Las siguientes son la 71 (3,2 millones de usuarios) y la 95 (3,1 millones).

Los seis autobuses articulados restantes quedarán "en reserva", es decir, servirán para reforzar otras líneas de forma puntual, como las 89 y 90 y la 25, cuya demanda aumenta en verano hacia el Saler, el Perellonet y el Palmar.

Desde la compañía municipal destacan la importancia de la incorporación de estos nuevos autobuses más grandes para mejorar el servicio, que en ocasiones presenta problemas "no de frecuencia, sino de capacidad". Cuando un autobús se llena, activa el cartel de completo y no admite más viajeros, lo que incrementa las esperas en las paradas hasta que llega un nuevo convoy.

Esta situación se da con frecuencia en horas punta, por ejemplo, en la línea 99, debido a su largo recorrido desde el Marítimo hasta Campanar a través de la ronda sur. En él se encuentran hospitales como La Fe, el Doctor Peset y el General, además de varios centros comerciales y de la Ciudad de las Artes y las Ciencias.

Tras estas adquisiciones, el número de autobuses articulados de la EMT de València subirá de los actuales 45 hasta 81, mientras el parque de vehículos híbridos se elevará de 42 a 78.

Nueva cochera para guardarlos

Los  nuevos buses articulados se guardarán en una nueva cochera habilitada junto a las que la EMT tiene en Sant Isidre, en unos terrenos cedidos por el área de Cementerios. Las actuales dependencias se habían quedado pequeñas para una flota que habrá crecido en 176 nuevos vehículos entre 2015 y 2019.

Consulta aquí más noticias de Valencia.