'Maia' (2015)
Esta pequeña con acondroplasia acude a la piscina como parte del tratamiento de rehabilitación para intentar alargar sus piernas. Andrés Rafael García Gómez

Recién levantados. En el baño. Haciendo deporte. De paseo. En el trabajo. Momentos tan habituales en la vida de cualquiera, plasmados en 42 fotografías. Instantáneas con un denominador común: hombres, mujeres y niños con alguna diversidad funcional como protagonistas, con un enfoque de normalidad, pero también de superación.

Así es la exposición Las personas con discapacidad en la vida cotidiana, impulsada por la Fundación Grupo Norte y el Instituto Universitario de Integración en la Comunidad (INICO) de la Universidad de Salamanca. La muestra podrá verse hasta el 31 de enero en la madrileña estación Puerta de Atocha, junto al jardín tropical.

"Hemos elegido este emplazamiento por su elevado tránsito. No podíamos desaprovechar la oportunidad de que esta exposición la viera el mayor número de personas posible y lograr que estas fotos les den un pellizco en el corazón", aseguraba este jueves en la inauguración Almudena Fontecha, presidenta de la fundación. Un tránsito que el subdirector de Responsabilidad Corporativa, Sostenibilidad y Marca de Adif, Juan Pedro Galiano, concretó en 60.000 usuarios al día.

"Adif colabora porque los espacios de las estaciones son un excelente lugar para cumplir esa función social de visibilizar temáticas relacionadas con la difusión de valores y con colectivos en riesgo de exclusión", agregaba.

Las imágenes expuestas resultaron distinguidas con alguno de los tres premios del Concurso Internacional de Fotografía Digital que la Fundación Grupo Norte e INICO convocan anualmente desde 2003. Dieciséis ediciones que suman 5.000 fotógrafos participantes y 12.000 fotos presentadas. En la última concurrieron 401 artistas con 1.069 trabajos.

"Este certamen nació porque el principal objetivo de la Fundación Grupo Norte es la integración de colectivos con dificultades de empleabilidad y, a pesar de que hemos avanzado mucho, aún la tasa de desempleo de las personas con discapacidad es nueve puntos superior a la de las personas sin discapacidad. Nos parecía que una forma de sensibilizar a la sociedad y a las empresas era demostrar que la capacidad no tiene ningún límite. De ahí surgió el aprovecharnos de un soporte fotográfico para mostrar su día a día", explicó Fontecha.

Para ella y para la institución que representa, el gran reto es concienciarse de la existencia de sociedades diversas, ser capaces de gestionar esa diversidad y hacer un esfuerzo para que las diferencias no se traduzcan en discriminación.