Acuerdo histórico en Andalucía, donde este miércoles se ha escrito el último capítulo de una serie que comenzó tras el tsunami electoral del 2 de diciembre y que el popular Juanma Moreno, próximo presidente de la Junta, ha resumido en cuatro palabras: "Hoy comienza el cambio".

Así se manifestó tras la firma de los acuerdos con Cs y Vox que permitirán su investidura el día 16 y que supondrán la llegada al Palacio de San Telmo del primer Gobierno no socialista en 36 años y medio. "Después del monopolio en el poder, se abre una nueva página de la historia" de la comunidad, insistió el popular.

El primer acuerdo rubricado fue el del PP y la formación naranja. En el documento, que contiene siete puntos, Cs se compromete a apoyar con sus 21 escaños el nombramiento de Moreno como presidente en la primera votación, mientras que los populares harán a Marín vicepresidente del Ejecutivo de coalición.

Ambas formaciones acuerdan también establecer como prioridad las 90 medidas de su pacto programático y conformar una Junta con menos consejerías y delegaciones territoriales que las actuales. En estos momentos, según admitió Marín, la cifra de consejerías está cerrada en once –por las 13 de la anterior legislatura–, aunque "se sigue trabajando en ello y pueden ser menos".

Marín insiste en que el próximo Ejecutivo andaluz "es solo y exclusivamente de dos partidos constitucionalistas" y que su formación "no tiene ningún acuerdo ni negociación con Vox". Y ha añadido: "No habrá populistas en el Gobierno".

Sin embargo, la investidura de Moreno no sería posible solo con el acuerdo entre el PP y Cs. Hacía falta atar los votos de la fuerza de extrema derecha, lo que sucedió apenas una hora después con la firma del segundo acuerdo entre los populares y Vox, esta vez a través de un documento con 37 medidas.

Vox renuncia a muchas de sus propuestas

Los de Santiago Abascal han renunciado finalmente a varias de las propuestas que plantearon el martes, como la derogación de la ley contra la violencia machista, la de igualdad de género y la LGTBI, así como al traspaso de competencias al Estado central, el cambio de fecha del Día de Andalucía o la supresión de ayudas a comunidades islámicas y asociaciones feministas.

Pero han arrancado al PP otros compromisos a cambio de su apoyo en la investidura. Así, el escrito firmado por ambas formaciones recoge la sustitución de la Ley de Memoria Histórica por una de Concordia, que en palabras de Moreno "recogerá el espíritu del gran abrazo entre todos los españoles que supuso la Transición" y una "modificación legal que tiene su trabajo de tiempo y de fondo".

El PP se compromete también a crear una Consejería de Familia, una propuesta "razonable, realista y sensata", ya que los populares han presentado muchas iniciativas de este tipo en el Parlamento, aclaró el líder del PP-A. Y puntualizó que este nuevo departamento deberá contar con el visto bueno de Cs.

En cuanto a inmigración, el documento recoge evitar las "decisiones que puedan favorecer un efecto llamada y combatir las mafias que trafican con personas". Se garantiza también la libertad de los padres para elegir la educación de sus hijos, el apoyo a los centros de educación diferenciada por sexos, bajada de impuestos, lucha contra la corrupción, apoyo a los autónomos y prevención del fundamentalismo islámico.

"400.000 andaluces tendrán un presidente que ha firmado desarrollar una parte importante del programa de Vox", dijo Santiago Abascal, líder de la formación, que criticó la postura de Cs por haber "despreciado" a Vox. "La España viva se ha puesto en pie. Hoy pierden las leyes liberticidas, la inmigración ilegal, la corrupción, los chiringuitos y la administración paralela", sentenció el secretario general, Javier Ortega Smith.

Albert Rivera, por su parte, señaló que "ahora se abre una nueva etapa de ilusión, reformas, esperanza y regeneración" en Andalucía, que vivió ayer un "día histórico". Si bien desde las filas socialistas afirmaron que Cs "acaba de pasar a la historia como el partido que blanquea y pacta con la ultraderecha filofranquista. Ya no engañáis a nadie".

Sigue la guerra interna en el PSOE

El portavoz del PSOE en el Parlamento, Mario Jiménez, ha asegurado este miércoles: "En Andalucía se abre un ciclo político, no se ha cerrado, y quien no quiera verlo, pues ¡allá él!".

Así se pronunció respecto a las palabras del presidenta del Gobierno, Pedro Sánchez, que aseguró que el diálogo con los independentistas no ha afectado al resultado electoral en Andalucía, región en la que se estaba "cerrando un ciclo político". "Hay que dar la cara, pues ese ciclo se ha abierto en toda España", concluyó Jiménez.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.