Iñaki Urdangarin
Iñaki Urdangarin, en una imagen de archivo. EUROPA PRESS - Archivo

Iñaki Urdangarin, que cumple condena en la prisión de mujeres de Brieva (Ávila) desde el pasado mes de junio, degustará tanto el 24 como el 25 de diciembre de una cena y comida de Navidad en el módulo para hombres que ocupa en solitario.

Según recoge la revista Semana, el marido de la infanta Cristina tomará a modo de entrante en la cena de Nochebuena cuatro langostinos, tres lonchas de lomo embuchado, otras tres de chorizo ibérico y una cuña de queso. De primer plato, un consomé al Jerez y de segundo, paletilla de cordero con una ensalada a base de escarola. Todo acompañado con sidra y, como postre, dulces navideños y una mousse.

Para el día 25, Urdangarin desayunará un chocolate con churros, así como pan, mantequilla y mermelada. Su comida de Navidad estará compuesta por un primer plato de verduras rebozadas acompañadas de rollitos de primavera y un entrecot con ensalada como segundo plato. De postre, dulces típicos de Navidad y fruta.

Regalo de Navidad: una bici estática

Asimismo, este viernes el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria de Valladolid autorizó a Urdangarin a utilizar una bicicleta estática de su propiedad para hacer ejercicio en la cárcel de mujeres de Brieva.

Urdangarin acudió al Juzgado de Vigilancia Penitenciara número 1 de Valladolid después de que la cárcel de Brieva se negara a su petición formulada el pasado mes de septiembre, y el juez en un auto, le ha dado la razón y permite que pueda disponer de esa bicicleta estática.

El marido de la infanta Cristina solicitó la entrada de esta bicicleta alegando que es para un uso terapéutico y en la cárcel de Brieva no existe un gimnasio o instalación deportiva propia, por lo que el interno disfruta de las instalaciones comunes del polideportivo cuando las mujeres presas no las usan.

Además, las bicicletas que existen en esta instalación deportiva común son "pequeñas" para Urdangarin, que mide casi dos metros.

En el auto, contra el que se puede interponer un recurso de reforma, el juez indica que, frente a la creencia popular de que el aislamiento de una condena es un privilegio, la realidad es que esta situación es algo excepcional "dado el efecto desestructurador que produce la soledad en la persona" ya que "el hombre es, en esencia, un ser social".

Así es el módulo de Urdangarin

El módulo en el que se encuentra Urdangarin, condenado por el Tribunal Supremo a cinco años y diez meses por el caso Nóos, está compuesto por una zona común —medianamente amplia—, una celda, un aseo y un patio de unas dimensiones aproximadas de 20 por 7 metros.

A diferencia de un módulo tradicional de cualquier prisión española, el de Urdangarin carece de gimnasio, aunque existe una dependencia "sumamente reducida" y sin dotación ya que apenas cuenta con una espaldera en mal estado, narra el juez en su auto.

Por las características físicas de Urdangarin, de casi dos metros, no existe ninguna maquinaria deportiva adecuada para la realización de ejercicio aeróbico, continúa el juez, quien además considera que no existe riesgo en la seguridad.

El juez apunta además que disponer de una bicicleta estática puede ser un útil instrumento para ocupar las "largas horas de soledad" y ayudar así al mantenimiento de la salud mental del reo.