Brexit
Manifestantes a favor de la Unión Europea ante el Parlamento en Londres. Andy Rain / EFE

La primera ministra británica, la conservadora Theresa May, anunció este lunes que el acuerdo del brexit que ha consensuado con Bruselas se votará en la Cámara de los Comunes en la semana del 14 de enero.

May compareció en los Comunes para informar sobre el pasado Consejo Europeo en Bruselas, cuando los líderes comunitarios descartaron renegociar el acuerdo sobre la salida británica de la Unión Europea (UE), si bien aceptaron hacer "clarificaciones" sobre puntos conflictivos.

La líder conservadora dijo que el debate se retomará la semana del 7 de enero a fin de celebrar una votación sobre el tratado la semana siguiente. Tras este anuncio, el líder de la oposición. Jeremy Corbyn, ha exigido que el acuerdo se vote esta misma semana y ha anunciado una moción de censura contra la primera ministra.

Previamente, el Gobierno se había comprometido a someter el pacto a votación parlamentaria antes del 21 de enero, después de suspender un primer voto previsto para el 11 de diciembre, pero la oposición y algunos conservadores presionan para que sea antes de Navidad.

Frontera en Irlanda

May aseguró ante los diputados que sus conversaciones con los dirigentes europeos fueron "robustas" y confió en que será posible obtener "garantías" sobre la cláusula de seguridad para evitar una frontera física en la isla de Irlanda, uno de los aspectos que más preocupa al Parlamento británico.

Durante su intervención, dijo a los parlamentarios que no deberían abogar por un segundo referéndum de brexit pues "quebrantaría" la confianza del pueblo en la democracia.

Insistió en que convocar otro plebiscito, tras el que dio la victoria al brexit en junio de 2016, haría un "daño irreparable" a la integridad de la política británica, porque lanzaría el mensaje a los votantes de que "la democracia no funciona".

"Otra votación no nos permitiría avanzar más que la anterior y dividiría aún más al país justo en el momento en que deberíamos trabajar para unirlo", argumentó.

Varios ministros del Gobierno conservador han sugerido que la Cámara de los Comunes debería votar sobre distintas opciones para salir adelante, si previamente rechaza el tratado propuesto por la líder "tory".

Estas opciones podrían incluir salir de la UE sin acuerdo, tratar de negociar un pacto distinto al logrado por May o convocar un nuevo plebiscito.

Un portavoz de la primera ministra negó sin embargo que el Gobierno esté analizando posibles alternativas si el tratado es rechazado y dijo que la dirigente está centrada en lograr concesiones de Bruselas.