Theresa May
La primera ministra británica, Theresa May, durante una rueda de prensa en Bruselas (Bélgica). EFE

La primera ministra británica, Theresa May, reiterará este lunes su oposición a celebrar un segundo referéndum sobre la Unión Europea (UE) y que otro plebiscito causará un "daño irreparable a la integridad de nuestra política".

May hará este lunes —a partir de las 15.30 GMT— una declaración en la Cámara de los Comunes, cuyo contenido ha sido adelantado a la prensa, en que manifestará su rechazo a otra consulta, después de que varios políticos defendiesen en los últimos días otro referéndum para romper el punto muerto en que se encuentra el brexit por el rechazo de numerosos diputados de distintos partidos al acuerdo que el Gobierno negoció con Bruselas.

La semana pasada, la premier suspendió la votación que iba a celebrarse el día 11 en los Comunes sobre su pacto del brexit y al día siguiente superó una moción de confianza presentada por diputados conservadores descontentos con su liderazgo.

Ante la falta de avances sobre el brexit cuando faltan apenas tres meses para la retirada del Reino Unido de la UE, May cree que otra consulta "no nos llevará adelante" y que los británicos perderán la fe en la política, según algunos de los extractos de su intervención adelantados por los medios.

"Otro voto podría causar un daño irreparable a la integridad de nuestra política porque diría a millones (de personas) que confiaron en la democracia, que nuestra democracia no cumple", según May.

"Otro voto que muy probablemente no nos llevaría más adelante (en las negociaciones)", agrega la primera ministra tory, quien considerará que otro plebiscito causaría "más división" en el país "en momentos en que deberíamos trabajar para unificarlo".

En el referéndum celebrado en junio de 2016, los británicos votaron a favor de salir de la UE después de más de 40 años de participación en el bloque europeo.

Por su parte, el exministro de Exteriores Boris Johnson, partidario de una salida "dura" de la UE (sin acceso al mercado común ni a la unión aduanera) dijo que otro referéndum provocaría un "sentimiento de traición" que sería "instantáneo y profundo".

El viernes, May señaló que los líderes comunitarios se muestran a favor de aportar una "clarificación" sobre los asuntos que inquietan a los diputados, en concreto la "salvaguarda" (o garantía) pensada para evitar una frontera física entre las dos Irlandas. Esa "garantía" prevé que el Reino Unido permanezca en la unión aduanera y que Irlanda del Norte también esté alineada con ciertas normas del mercado único, hasta que se establezca una nueva relación comercial entre ambas partes, negociada en el periodo de transición —entre el 29 de marzo de 2019 y finales de 2020—.