Aquaman
Jason Momoa se ha convertido en el superhéroe de 'Aquaman' Warner Bros

El universo de DC Comics sigue expandiéndose, pero esta vez no habrá que mirar a los cielos o entre los callejones y rascacielos terrestres para ver a sus superhéroes sino bajo las aguas. Aquaman, procedente de la ciudad sumergida de la Atlántida, y creado en 1941 por Paul Norris y Mort Weisinger, tiene su primera gran aventura en solitario en el largometraje protagonizado por Jason Momoa y estrenado el pasado viernes 21.

No abundan los héroes en medios acuáticos, pero uno de los éxitos del verano fue Megalodón con Jason Statham pasándose buena parte del metraje sumergido y, precisamente, fue una historia con otro singular personaje, la criatura anfibia de La forma del agua dirigida por Guillermo del Toro, la que se llevó el Óscar, y tres estatuillas más, a la mejor película.

Por su parte, Disney prepara la nueva versión en acción real del clásico La sirenita. Ariel, la hija del rey Tritón, podría tener nueva película en 2020. Se ha hablado de la actriz y cantante Zendaya como osible protagonista, y el director confirmado de momento sería Rob Marshall, de quien el pasado viernes se estrenó El regreso de Mary Poppins.

En cuanto a Aquaman, su direcctor James Wan, de Insidious a Expediente Warren, nos recuerda desde la primera escena que su terreno es el del cine de terror, pero también que sabe desenvolverse, aunque sea entre aguas digitales, tanto en el cine de acción como en la aventura.

Amber Heard encarna a Mera, la compañera de Aquaman, mitad humano mitad atlante, y entre los secundarios de renombre encontraremos a Nicole Kidman interpretando a la madre del protagonista, Atlanna; Willem Dafoe como el consejero científico y político Nuidis Vulko; y a Dolph Lundgren, uno de los míticos hombres de acción del cine de los 80 y 90, como Nereus, el monarca del reino de Xebel.

Su presupuesto ha ascendido a más de 200 millones de dólares —unos 180 millones en euros—, pero la inversión será rentable. Solo en su primer fin de semana en China, con estreno avanzado el 7 de diciembre, se hizo con casi 94 millones (La Liga de la Justicia debutó con 50,5). Precisamente, una comedia fantástica también con míticos seres acuáticos, Las sirenas (Mei ren yu), fue uno de los grandes éxitos de 2016 allí recaudando la friolera de 526,8 millones de dólares.

La isla, o continente según las versiones, de la Atlántida basada en la mitología griega no solo ha servido de cobijo y hogar para Aquaman, sus influencias han llegado a la literatura y la cultura popular, incluso a los videojuegos.

Además de en varias series o telefilmes, su escenario ha aparecido en más de una veintena de películas, desde los tiempos del cine mudo, en 1921, hasta la animación de Disney con Atlantis: El imperio perdido (2001) a Viaje al centro de la Tierra 2: La isla misteriosa (2012). Fue uno de los destinos turísticos de Hotel Transilvania 3: unas vacaciones monstruosas (2018) y dejado clásicos tan entrañables como El continente perdido (1961).

Los misterios de las profundidades han sido explorados, con más o menos recursos, de manera realista o fantástica, desde hace décadas. Viaje al fondo del mar fue un largometraje de 1961 que dio lugar a una exitosa serie de televisión, desde 1964 a 1968.

Héroes sin miedo a mojarse

20.000 leguas de viaje submarino (1954)

20.00 leguas de viaje submarino (1954). De las adaptaciones de la célebre obra de Julio Verne aún sigue destacando la que realizó Disney en los 50. Entre la locura y la genialidad, el capitán Nemo fue interpretado por James Mason; mientras que Kirk Douglas fue el hábil arponero Ned Land, Paul Lukas el profesor Aronnax y el Nautilus lució como nunca. Ganó dos Óscar, a los mejores efectos visuales y decorados.

Abyss (1989)

Abyss (1989). En medio de Aliens (1986) y Terminator 2 (1991), James Cameron mantuvo su gusto por las superproducciones de ciencia-ficción. Con Ed Harris y Mary Elizabeth-Mastrantonio como protagonistas y una aventura, con elementos de Encuentros en la tercera fase, que nos sumergió a más de 10.000 metros, en lo más profundo de las fosas abisales. Para rodarla se construyeron dos enormes tanques de agua, en Carolina del Sur. Ganó el Óscar a los mejores efectos visuales.

Buscando a Nemo

Buscando a Nemo (2003). No todos los grandes héroes deben ser altos, fuertes o con habilidades especiales. La magia de Pixar creó uno de sus clásicos más inolvidables con esta historia de supervivencia, pero también sobre los vínculos afectivos y la solidaridad. Ganó el Óscar al mejor largometraje de animación, y tuvo su secuela en Buscando a Dory (2016).

La caza del Octubre Rojo y El submarino

La caza del Octubre rojo (1990) y El submarino (1981). Claustrofóbicas y absorbentes. Por un lado el drama de la tripulación de un submarino alemán, durante la II Guerra Mundial, luchando por sobrevivir en El submarino (Das Boot), por el otro La caza del Octubre rojo, la primera gran película sobre el analista de la CIA Jack Ryan (Alec Baldwin), aunque la estrella fuera Sean Connery como oficial a mando de un submarino nuclear ruso. Ganó el Óscar a los mejores efectos de sonido, y la producción alemana El submarino fue nominada a seis estatuillas, entre ellas la de mejor dirección (Wolfgang Petersen).