Foto de efectos intervenidos
Foto de efectos intervenidos POLICÍA NACIONAL

El 'modus operandi' empleado por los autores consistía en forzar el cierre de los vehículos, y sustraer todos los efectos del interior de los mismos, generalmente herramientas, siendo éstas de gama profesional y de un alto valor comercial, por lo que se trata de efectos de fácil venta en el mercado negro, ha informado la POlicía Nacional en nota de prensa.

La mayoría de robos perpetrados se producían en horario nocturno, aprovechando la menor afluencia de viandantes por las calles, con el fin de que los autores, especialistas en la comisión de estos delitos, no pudieran ser detectados.

Los autores seleccionaban los vehículos que presentaban menos dificultades para su apertura, y una vez disponían de los efectos de su interés, los revendían en el mercado negro y de segunda mano, de manera casi inmediata.

Durante los meses de investigación, mediante las gestiones policiales, se

logró

identificar a los autores de estos hechos, obteniéndose pruebas de su participación en los robos con fuerza. Así, tras establecer un dispositivo policial se logró detener a los cuatro principales autores, dos de ellos residentes en Ciudad Real y los otros dos en las localidades de Fernancaballero y Daimiel.

Asimismo, se practicó un registro en un domicilio de la localidad de Fernancaballero, donde se consiguió recuperar parte de los efectos sustraídos de los diferentes robos cometidos. La investigación sigue abierta y no se descartan más detenciones