El Gobierno aprobará la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) hasta los 900 euros en el Consejo de Ministros que celebrará el 21 de diciembre en Barcelona, según ha anunciado este miércoles el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en un pleno del Congreso en el que comparece para hablar de la situación en Cataluña y del acuerdo sobre el 'brexit' relacionado con Gibraltar.

La semana pasada, fuentes del Gobierno indicaron que la subida del SMI se aprobaría por decreto en este mes de diciembre, de manera que pueda entrar en vigor en enero del año que viene.

Para el jefe del Ejecutivo, el aumento del 22% del SMI –el mayor desde 1977– está justificado con la "explicación clara" de que "un país rico no puede tener trabajadores pobres. Se cumple así con uno de los primeros acuerdos del Gobierno con Unidos Podemos, su socio en el Congreso, que se encontraban en el marco del borrador de Presupuestos de 2019, cuya aprobación todavía está en suspenso.

El líder de la formación morada, Pablo Iglesias, definió ayer la subida  en su cuenta personal de Twitter como "un paso en la dirección correcta. Seguiremos trabajando para que sean muchos más".

Los sindicatos mayoritarios también han valorado de manera positiva el aumento. En un comunicado conjunto emitido ayer, UGT y CCOO consideran que "la subida del SMI está justificada en España ante la persistencia del proceso de devaluación salarial, que viene afectando con particular intensidad a los sueldos más bajos", aunque creen que la medida debe completarse con un "destope en las bases máximas de cotización. Los salarios más altos están exentos de cotizar a la Seguridad Social a partir de los 45 mil euros". Además, instan al Gobierno a cerrar cuanto antes un acuerdo "para modificar en profundidad la reforma laboral de 2012".

Para la CEOE "cuestiona el diálogo social"

Desde que el acuerdo entre PSOE y Unidos Podemos sobre el SMI se materializara el pasado 11 de octubre, las opiniones sobre la medida no se hicieron esperar:según las ministras de Economía y de Hacienda, Nadia Calviño y María Jesús Montero, la subida incrementará en 2.000 millones de euros las cotizaciones a la Seguridad Social. "En términos de empleo, mejora del saneamiento de las cuentas públicas en las que la seguridad social y las pensiones estén saneadas", destacó Montero.

Para la patronal de empresarios CEO, la medida "cuestiona el diálogo social" y tendrá "efectos negativos" en la negociación colectiva. Opinión que comparte el Partido Popular, que el pasado mes de noviembre presentó  una contrapropuesta para subir el SMI solo a 77 3 euros, en base al acuerdo que el Gobierno de Mariano Rajoy firmó en 2017 con todos los agentes sociales.

Por su parte, el presidente de Ciudadanos Albert Rivera ya se posicionó en contra del aumento porque iba a suponer un encarecimiento de 420 euros al año en la cuota de autónomos. Organizaciones de trabajadores autónomos como UATAE aseguraron que la medida "beneficia" al colectivo porque se genera una "mayor capacidad adquisitiva, más consumo y más demanda interna", y aseguró que las críticas eran "ideológicas y rotundamente falsas".

Según datos ofrecidos este mes por el secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, la subida a 900 euros afectará a 1.327.054 trabajadores como mínimo, aunque reconoció que "podrían ser más". Granado también admitió que la medida podría desincentivar la contratación en el futuro.