La primera ministra británica Theresa May comparece este jueves para explicar el acuerdo del Brexit tras las críticas y dimisiones en su partido. "Voy a dirigir este proceso, no pienso dimitir", ha dicho la premier en su alocución, pese a la moción de confianza que ha presentado un diputado de su grupo parlamentario.

"Quiero conseguir el mejor acuerdo para el pueblo británico en función de sus intereses", ha dicho May, que anuncia que llevará el pacto sellado con Bruselas ante la Cámara de los Comunes. "El liderazgo consiste en tomar las decisiones correctas, no las fáciles", añade la líder conservadora, que ha defendido que "el liderazgo consiste en tomar las decisiones correctas, no las fáciles".

Cuatro miembros de su Gabinete han presentado este jueves su dimisión, entre ellos dos ministros y dos secretarios de Estado. "Siento que hayan elegido abandonar el Gobierno", ha dicho la premier británica. May asegura en todo caso que aún no ha elegido un sustituto para Dominic Raab, el ministro encargado de negociar el Brexit, y líder conservadora, que admite que "algunos se pueden sentir incómodos con algunos detalles".

May, que el miércoles recibió el visto bueno de su Gobierno al plan del Brexit, asegura haber tenido "un día complicado". Además ha insistido en que "lo que quieren los ciudadanos es que el Gobierno siga adelante" y que el acuerdo proteja el futuro del país. "El mandato es salir de la UE el 29 de marzo de 2019, no habrá un segundo referéndum", ha zanjado preguntada sobre la posibilidad de que la Cámara de Comunes tumbe el acuerdo al que ha llegado con la Unión Europea.

La primera ministra ha sostenido que el texto presentado cumple el "mandato" dictado por los británicos en el referéndum de junio de 2016 y que pasa por sacar a Reino Unido de la Unión Europea para que pueda tener "control" sobre su dinero, sus leyes, sus fronteras y romper con la jurisdicción europea y políticas comunes como la agraria o la pesquera.

May ha defendido que hay "cientos de miles" de empleos en juego y ha reclamado "unidad" en el seno del gabinete, ya que la ausencia de un acuerdo firme aboca a Reino Unido a la "incertidumbre". "No sabemos qué consecuencias nos esperan", ha alertado la líder conservadora.

May ha explicado en su comparecencia pública que el acuerdo protege la "integridad" de Reino Unido, si bien precisamente la supuesta ruptura de esta integridad ha sido una de las críticas que más se han escuchado en las últimas horas de boca de los ministros y secretarios de Estado dimisionario.