Más de 60 concesionarios y servicios oficiales muestran su oferta en Stock-car.
Concesionarios muestran su oferta en una feria. EUROPA PRESS

La patronal de concesionarios Faconauto teme que la intención del Gobierno de prohibir en 2040 las matriculaciones y ventas de vehículos de combustión tradicional e híbridos retraigan aún más las matriculaciones en España.

El Gobierno así lo asegura en el borrador de la Ley de cambio climático y transición energética conocido este martes, en el que además quiere que en 2050 no circulen los turismos y vehículos comerciales ligeros con emisiones "directas" de dióxido de carbono (entre ellos todos los de diésel y de gasolina).

Fuentes de Faconauto consultadas por Efe han asegurado que en lo que va de noviembre las matriculaciones han caído un 22 %, a lo que hay que unir el descenso de octubre (del 6,6 % y 88.410 unidades) y de septiembre (del 17 % y 69.129 unidades). En septiembre se puso fin a 29 meses de subidas consecutivas.

Si las limitaciones a la circulación en grandes ciudades a los diésel ya habían generado "incertidumbre", el anuncio del Gobierno ahora va incrementar más ésta situación, han asegurado. "La gente no sabe qué comprar, ni cuándo comprar", han indicado las fuentes.

Al respecto, han afirmado que una mayor caída de las ventas de vehículos en España será "una mala noticia para el sector y para la economía". Por ello, han reiterado que el Ejecutivo debe rejuvenecer a corto plazo el envejecido parque automovilístico español dentro de su plan de descabornización de la movilidad. "No se puede lanzar esa información (el plan para 2040) sin que lo sepa el sector y sin medidas concretas y exactas de cómo se va a articular", han lamentado las fuentes.

"Excesiva en sus objetivos y acelerada en sus plazos"

La Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), por su partre, muestra rechazo "de plano" a la medida. En un comunicado, la asociación valora dicha medida como "excesiva en sus objetivos y acelerada en sus plazos". En concreto, Anfac considera que "en la práctica, esto significa ir en contra del principio de neutralidad tecnológica defendido al máximo por la Unión Europea".

Además, la asociación indicó que la propuesta "prohíbe cualquier subvención que favorezca el consumo de combustibles fósiles" lo que "significa que sólo se podrán subvencionar los vehículos eléctricos puros, con lo que desactiva los actuales planes de apoyo al vehículo alternativo y discrimina, desde ya, a una tecnología limpia y eficiente frente a otras, que deben servir de puente para alcanzar la movilidad cero y bajas emisiones".

Por ello, Anfac resaltó que "la industria está totalmente comprometida con la descarbonización del parque automovilístico" pero que la transición hacía "una movilidad cero y bajas emisiones" ha de ser "ordenada, justa y rentable, desde el punto de vista social y económico", según afirmó su vicepresidente ejecutivo, Mario Armero.

Impacto en la industria

La asociación de fabricantes criticó que el Gobierno "no ha contado con la opinión de las asociaciones del sector ni de los sindicatos" a la hora de redactar este proyecto cuando el clima entre ministerios y asociaciones era "de total interlocución y colaboración". Por último, para Anfac "este proyecto de Ley tiene una serie de implicaciones económicas, laborales, sociales y de políticas de movilidad, con severos impactos en el tejido español de la automoción, que representa el 10% del PIB y el 9% de la población activa del país".

"Supone encarar una reconversión industrial completa y acelerada de las fábricas españolas en su conjunto, lo que necesita de unas importantes medidas de acompañamiento, con inversiones industriales y en tecnología, que eviten que las plantas pierdan competitividad y empleo, medidas que ahora mismo se desconocen", añadió al respecto.