Stan Lee
Stan Lee, creador de Spider-Man. ARCHIVO

El escritor y editor estadounidense de comics Stan Lee ha fallecido este lunes a los 95 años de edad en el hospital Cedars-Sinai de Los Ángeles (Estados Unidos), según ha avanzado este lunes el portal TMZ. "Mi padre amaba a todos sus fans, era el hombre más grande y más decente", ha explicado Joan, la hija de Lee, a la web estadounidense.

La muerte de Lee coincide en el Día de los Veteranos en Estados Unidos y en su última publicación en Twitter deseaba un feliz día mientras compartía una imagen de sí mismo cuando estaba en el ejército. Lee se alistó poco después de enterarse del ataque a Pearl Harbor y estuvo sirviendo a su país desde 1942 hasta 1945.

Stan Lee fue el creador del sello Marvel en 1961 junto a Jack Kirby, una marca que llevó adelante personajes de la talla de Spider-Man, el Increíble Hulk, La Patrulla-X, Iron Man y Los Vengadores. En muchas de las películas que se hicieron sobre estos personajes, Lee se reservó un cameo.

"Creo que todo el mundo ama las cosas que son más grandes que la vida... Son cuentos de hadas para adultos", decía en 2006 a The Associated Press en una entrevista.

Por su parte, desde DC Comics, principal competidora de Marvel, también ha lamentado la muerte de Lee y han mostrado sus condolencias en redes sociales.

"Cambió la forma en que vemos a los héroes, y los cómics modernos siempre llevarán su marca indeleble. Su entusiasmo contagioso nos recordó por qué todos nos enamoramos de estas historias", posteó la cuenta oficial de DC en Twitter.

Su mujer Joan Lee falleció en julio de 2017 y él había sufrido varias enfermedades durante los últimos meses, como neumonía y problemas de visión.

Lee demandó por fraude a los ejecutivos de POW! Entertainment, una compañía que fundó en 2001 para desarrollar películas, series y videojuegos, por 1 billón de dólares, pero luego la retiró. También demandó a su exgerente y presentó una orden de alejamiento contra un hombre que había estado manejando sus asuntos.

En junio de 2018 se reveló que el Departamento de Policía de Los Ángeles le había investigado por unas demandas de acoso por parte de las enfermeras que trabajaban en su casa de Hollywood Hills. Se dijo que había estado caminando desnudo, pidiéndole sexo oral a las enfermeras y queriendo ser "complacido". El abogado de Lee calificó las acusaciones de extorsión y chantaje.

Previamente, en marzo una masajista aseguró que el escritor comenzó a "tocarse y gemir" durante dos sesiones. Los hechos se habrían producido en 2017 cuando la mujer fue contratada para ir a un hotel a darle unos masajes a Stan Lee.