Álvaro Colom
Álvaro Colom, presidente de Guatemala. (Ulises Rodríguez / EFE). Ulises Rodríguez / EFE

El Parlamento guatemalteco aprobó este martes una ley que restituye al presidente del país la potestad de conceder o no el "recurso de gracia" a los reos condenados a pena de muerte, con lo que se reactiva el cumplimiento de esta ley, suspendida desde hace seis años.

Actualmente hay 34 en las penitenciarias guatemaltecas

La iniciativa, del opositor derechista Partido Patriota (PP), recibió el voto a favor de la mayoría de los 112 diputados presentes -excepto los izquierdistas de Encuentro por Guatemala (3) y Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (1)- que aprobaron la Ley Reguladora de la Conmutación de la Pena para los Condenados a Muerte.

La ley restituye al Presidente de la República, Alvaro Colom, en su calidad de Jefe de Estado, la facultad de conceder o rechazar las peticiones de "gracia" presentadas en última instancia por los reos condenados a la pena capital, de los que actualmente hay 34 en las penitenciarias guatemaltecas.

La diputada del PP Roxanna Baldetti declaró a la prensa que los altos niveles de violencia que padece la sociedad guatemalteca justifican la aplicación de la pena de muerte "para castigar a los delincuentes que cometen delitos contra la sociedad".

En los casos en que el gobernante conceda el recurso de gracia, el reo beneficiado deberá purgar la pena máxima de prisión establecida en la legislación penal guatemalteca, que es de 50 años.