Raíces hindúes del flamenco
En el escenario, Manuela Carrasco da muestra de su temperamento. (T.C)

La temporada 2008 del ciclo Flamenco viene del sur indaga esta noche en los orígenes hindúes del baile gitano con la bailaora sevillana Manuela Carrasco.

El espectáculo Romalí simboliza el diálogo entre dos culturas, cuyas danzas se nutrieron en la antigüedad de las mismas raíces. Esta idea surgió cuando los bailarines de la compañía experimentaban una fusión del flamenco con otros tipos de música, como el jazz, el hip hop o el claqué. Fue entonces cuando incorporaron movimientos del kathak, un baile clásico procedente del norte de la India.

Convencida de la influencia de este baile sobre el flamenco, la veterana bailaora comparte escenario con Maha Akhtar, una bailarina de la India especializada en kathak que ha participado en grandes producciones en su país, Oriente Medio y Singapur. En Romalí, este abrazo de culturas alcanza el máximo exponente en la seguiriya, que las dos protagonistas interpretan, primero por separado y después juntas.

La sevillana apuesta aquí por un baile sobrio y austero: su zapateo y su particular forma de alzar los brazos cobran todo el protagonismo.

* Teatro Cánovas: Plaza El Ejido, 5. 21.00 horas. Precio: 14 euros.