Según ha informado la Diputación vizcaína, la imposición directa ha aportado 2.925,2 millones de euros a la recaudación, creciendo un 5,3% respecto al año pasado. En este apartado, el IRPF alcanza los 2.016,2 millones de euros, destacando el crecimiento, en un 3,2%, de las retenciones de trabajo, que suponen 1.939,8 millones de euros.

Por su parte, el Impuesto sobre Sociedades alcanza los 742,4 millones de euros, 74,4 millones más que en 2017, y también se incrementa la recaudación por el Impuesto sobre el Patrimonio, que crece un 7%, alcanzando los 83 millones de euros.

Respecto a la Imposición Indirecta, la recaudación asciende a 2.602,5 millones de euros, creciendo un 10,7% con respecto a 2017. En esta cifra están ya descontados 601,5 millones abonados a Álava y Gipuzkoa, fruto de los ajustes internos por IVA y Especiales. El Impuesto sobre el Valor Añadido ha crecido un 14,2%, alcanzando los 2.051,9 millones de euros, mientras que entre los especiales el de Hidrocarburos ha aumentado un 6,5%.

Sumadas las tasas y otros ingresos, el Total de Tributos Concertados de Gestión Propia alcanza los 5.575,6 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 7,7%. A esta cantidad se suman los 317,7 millones de euros

recibidos por los ajustes con el Estado (427,7 millones por IVA y -107 millones por especiales).

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.