MasterChef Celebrity
Un momento del quinto programa de Masterchef Celebrity 3. RTVE

Las cocinas de Masterchef Celebrity 3 abrieron de nuevo este domingo para vivir momentos de nervios y tensión entre los concursantes. El quinto programa de la tercera edición del talent show estuvo marcado con un giro inédito: por primera vez los jueces decidieron expulsar a dos de los aspirantes.

El cineasta Santiago Segura destacó por sus habilidades como repostero. En la primera prueba, los concursantes tuvieron que replicar las creaciones del maestro pastelero Xano Saguer. Segura y María Castro fueron los más destacados, pero fue el primero quien se erigió como el mejor de la primera prueba.

Por su parte, Antonia Dell'Atte acusó a Boris Izaguirre de haberle robado un sorbete de su postre al comprobar que su creación no había terminado con mucho éxito.

El equipo viajó a Tarragona para la prueba de exteriores, donde los aspirantes tuvieron que preparar un menú para 80 deportistas de élite que participaban en los Juegos del Mediterráneo. Santiago Segura y María Castro fueron de nuevo los protagonistas, liderando a sendos equipos. Para los jueces, los platos de esta prueba no fueron merecedores de "la medalla de oro".

En la prueba de eliminación, los miembros del equipo capitaneado por Santiago Segura —Mario Vaquerizo, Ona, Antonia Dell'Atte y Jaime Nava— tuvieron que preparar menús de estrellas Michelin para servir en un avión. En este momento, los jueces comenzaron a sorprender. Por primera vez, propusieron que los compañeros del equipo salvado pudieran ayudar a los concursantes que se enfrentaban a la eliminación. Fue entonces cuando todos se emparejaron salvo Antonia Dell'Atte, que se quedó sin nadie que quisiera ayudarle y cocinó en solitario. "Me siento sola, me han hecho presión para que me vuelva loca", lamentó.

En la cata final, los jueces volvieron a dar un giro inédito en el programa y decidieron expulsar a dos concursantes: el deportista Jaime Nava y Antonia Dell'Atte, que no alcanzó a emplatar el postre. Fue entonces cuando la exmujer de Alessandro Lequio mostró su mal perder: "Son todos unos fariseos, ponen una sonrisa por delante y no hacen lo mismo por detrás". "Hay personas que me han atacado injustamente, les deseo que sean mejor para no meter cizaña", añadió.

Por su parte, Nava, se marchó agradeciendo la oportunidad que le había brindado el programa y destacando la química que había sentido con sus compañeros de fogones.