Tarifa eléctrica
Imagen de una factura de la luz. JORGE PARIS

Este lunes es 8 de octubre, una fecha marcada en rojo por el ministerio de Transición Ecológica, así como para las diversas plataformas sociales en España: se acaba el plazo para que los beneficiarios del bono social eléctrico puedan inscribirse en el nuevo bono de cara a los meses de invierno, cuando se hace imprescindible pagar la factura de la luz.

A pesar de que la ministra Teresa Ribera anunció que habrá una «moratoria»  hasta el 31 de diciembre para que nadie se quede sin bono, muchas organizaciones se encuentran preocupadas porque existan ciudadanos que no lo obtengan aunque se extienda el plazo.

Pero no solo los posibles beneficiarios del bono social eléctrico –al que se agregará un bono para la calefacción, según aseguró Ribera– notan la subida de la factura de la luz. En la calle, todas las personas consultadas por 20minutos consideran que el aumento del precio de la electricidad supone apretarse el cinturón en el hogar e incluso a nivel laboral.

Para tratar de paliar la subida sin control de las tarifas eléctricas, el Consejo de Ministros aprobó el viernes un paquete de medidas entre lasque se incluye la ya anunciada suspensión temporal –solo durante seis meses– del impuesto del 7% a la generación eléctrica, lo que supone, según cálculos del Ejecutivo, entre un 2% y un 4% menos del precio final de la factura.

También van a asegurar que no se produzcan cortes de luz por impago a hogares que cuenten con el bono social y en los que vivan menores de 16 años, personas con discapacidad igual o superior al 33% y dependientes reconocidos de grados 2 y 3.

Ribera aseguró en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que estas medidas tienen carácter «urgente» por la cercanía con los duros meses de invierno, pero una vez aprobado este parche, el Ejecutivo se encuentra trabajando en una estrategia nacional contra la pobreza energética que pasa por un debate sobre un sistema eléctrico que perjudica al bolsillo del ciudadano.

Pilar: "En los meses de invierno notamos más la subida"

Mientras se acerca a la pescadería del barrio, preguntamos a Pilar sobre el precio de la electricidad: «La luz está carísima, y cada vez más». Confiesa que, en los meses de invierno «notamos más la subida en casa porque además tenemos que poner la calefacción». Sobre las medidas que puede hacer el Gobierno para bajar los precios, Pilar lo tiene claro:«No me fío de los políticos, ni unos ni otros».

Alberto: "Un aumento del 8% significa mucho para un negocio"

En una mesa de la terraza de su bar Pecaditos, en la calle Hortaleza, Alberto cuenta que las facturas engordan «en enero y febrero y también en julio y agosto. Esto no es como una casa, tienes que mantener encendido el aire o la calefacción todo el tiempo». Para el empresario, «una subida de un 8 o un 10% de los precios significa muchísimo para un negocio, es un problema de los muchos que afectan a la hostelería.

Nieves y Marcela: "En los dos últimos años, no nos ha dejado de aumentar la factura"

Hablamos con Nieves y Marcela en un descanso de su jornada laboral. Las dos coinciden en que en estos dos meses «se ha notado mucho más» el encarecimiento de la luz, aunque apuntan a que «desde los últimos dos años no nos ha dejado de subir la factura». Nieves conoce el bono social y está «pendiente» de él. Tanto ella como Marcela le piden al Gobierno «que haga algo ya, es lo que nos gustaría a todos».