Pastel de carne
Pastel de carne EMMA GARCÍA

Qué mejor manera para celebrar la llegada del otoño que encender el horno y preparar alguna de esas recetas que nos daba pereza preparar en verano con el calor. Este pastel de carne es un buen ejemplo de ello, un plato consistente, muy típico de países como Inglaterra, Irlanda o Francia, pero que por aquí también preparamos desde hace muchos años.

Hay muchas versiones de pastel de carne: algunas sólo con carne y verduras, otras con hojaldre... Pero a nosotros nos gusta mucho ésta con puré de patatas porque la combinación da como resultado un plato sabroso y jugoso que no queda nada seco y que además aguanta muy bien unos días en el frigorífico. Incluso mejora, así que no importa si nos pasamos con la cantidad.

No hemos usado muchas verduras, sólo zanahoria y cebolla, para darle más protagonismo a la carne, pero podemos utilizar las verduras que nos apetezcan o que queramos aprovechar. La carne (siempre buscando la mejor calidad) es importante que combine ternera y cerdo, que le aporta grasa y evita que quede seca. Añadir un poco de bacon también añadirá jugosidad.

Ingredientes

  • 750 gr. de patatas
  • 200 m. de leche
  • 30 gr. de mantequilla
  • 250 gr. de carne picada de ternera
  • 250 gr. de carne picada de cerdo
  • 50 gr. de bacon ahumado
  • 200 gr. de cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 100 gr. de zanahoria
  • 300 gr. de tomate triturado
  • 50 gr. de queso parmesano (o cualquier otro queso)
  • Orégano
  • Sal
  • Pimienta

Preparación

Ponemos a hervir las patatas con piel -aquí os contamos todos los trucos para que queden perfectas- entre 20 y 30 minutos dependiendo del tamaño. Pasado este tiempo, escurrimos, dejamos enfriar y quitamos la piel que saldrá con facilidad. Las pasamos por un pasapuré o trituramos con un robot de cocina con la leche y la mantequilla. Añadimos sal, pimienta y una pizca de nuez moscada. El puré no tiene que quedar muy líquido para que no se desmonte el pastel, así que mejor añadir la leche poco a poco.

Pelamos y picamos la cebolla. Lavamos, pelamos y cortamos en finas láminas la zanahoria. Picamos los ajos y cortamos el bacon en tiras, retirando la corteza y los botones.

En una sartén a fuego medio pochamos la cebolla con la zanahoria. Cuando la cebolla empiece a trasparentar añadimos los ajos picados y rehogamos unos minutos más. Añadimos el tomate triturado (mucho mejor si es natural), salpimentamos y añadimos un poco de orégano seco. Dejamos cocer a fuego bajo durante 15 minutos removiendo de vez en cuando. Pasamos el sofrito a un bol y reservamos. Opcionalmente podemos triturar el sofrito si preferimos no encontrar trozos de verdura.

En la misma sartén añadimos el bacon y salteamos un par de minutos. Añadimos la carne picada con algo más de aceite de oliva y sofreímos hasta que la carne empiece a perder su color rojo. Mezclamos la carne con el sofrito de tomate y mezclamos hasta que todo quede bien integrado. Probamos de sal y rectificamos si es necesario.

En una fuente de horno ponemos la mezcla de carne y tomate y cubrimos con una capa de puré de patata. Espolvoreamos el queso parmesano (o cualquier otro tipo de queso) por encima y lo ponemos en la parte alta del horno en función grill a 200 grados durante 8-10 minutos vigilando que no se queme. Dejamos templar y servimos.