Apple
Una chica camina utilizando su móvil frente a un edificio con el logo de Apple. GTRES

Apple ha pagado este año a Irlanda los 14.300 millones de euros que debía en relación a las supuestas ventajas fiscales que le ofreció Dublín a la compañía y que la Comisión Europea (CE) declaró ilícitas en 2016, según confirmó este martes el Ministerio de Finanzas irlandés.

Tras constatarse el pago por parte de la firma estadounidense, la CE anunció que retirará la denuncia que interpuso por este caso contra Irlanda ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), según anunció en su cuenta de Twitter la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, quien dijo que el ministro irlandés de Finanzas había confirmado la "recuperación completa" de las ayudas ilegales, lo que permite a la Comisión "cerrar el proceso judicial para recuperarlas".

Apple ingresó entre el segundo y el tercer trimestre de este año los 13.100 millones de euros que, según la CE, se ahorró por esas ayudas, más 1.200 millones de euros de intereses, informó en un comunicado el ministro de Finanzas irlandés, Paschal Donohoe.

Donohoe subrayó que su Ejecutivo continúa sin aceptar el dictamen de la Comisión y dijo que ha presentado una apelación en los tribunales europeos, si bien considera que la "recuperación completa" de la deuda de Apple "demuestra que la intención del Gobierno es siempre cumplir con sus obligaciones legales".

"Como miembros comprometidos de la Unión Europea, siempre hemos confirmado que recuperaríamos las supuestas ayudas estatales", agregó el ministro.

Depositado en un fondo

El Gobierno irlandés ha depositado los fondos en una cuenta administrada por un fondo fiduciario, a la espera de que las cortes comunitarias resuelvan el contencioso, a fin de "proteger los intereses de todas las partes".

Este fondo, gestionado principalmente en euros, llevará a cabo inversiones de bajo riesgo, con el objetivo de preservar la máxima cantidad del capital.

La CE consideró "ilegal" que Dublín le permitiera a Apple pagar un impuesto de sociedades del 1% en Irlanda, frente al 12,5% que se aplica al resto de empresas en el país.

El Gobierno irlandés rechazó esas conclusiones y la CE presentó en octubre de 2017 una denuncia judicial contra Dublín.