Misión de la OLP en Washington
Banderas palestinas en la oficina de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) en Washington (EE UU). MICHAEL REYNOLDS / EFE

El Gobierno de Estados Unidos anunció el pasado lunes el cierre de la misión diplomática de Palestina en Washington, como respuesta a la decisión palestina de reclamar al Tribunal Penal Internacional (TPI) que investigue a Israel por crímenes de guerra y por lo que describe como "falta de voluntad" a la hora de abordar el proceso de paz con las autoridades norteamericanas.

"Hemos permitido a la oficina de la Organización para la Liberación Palestina (OLP) llevar a cabo operaciones que apoyen el objetivo de lograr una paz duradera y amplia entre israelíes y palestinos desde la expiración del permiso anterior en noviembre de 2017", ha dicho la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, quien también ha confirmado este martes que EE UU dio un mes.

"Sin embargo, la OLP no ha dado pasos para avanzar en el inicio de negociaciones directas y significativas con Israel", ha manifestado, antes de recalcar que "al contrario, la cúpula de la OLP ha condenado un plan de paz estadounidense que aún no han visto y se ha negado a mantener contactos con el Gobierno de Estados Unidos en torno a los esfuerzos de paz".

Palestina lo califica de "chantaje"

Desde Palestina calificaron el cierre como un "chantaje" y una "guerra" contra ellos, del que fueron informados el mismo lunes pasado por la Administración de Donald Trump, según fuentes oficiales.

"La retirada de la bandera palestina de Washington es mucho más que un nuevo tortazo de la Administración Trump contra la paz y la justicia", afirmó el secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat.

Esta acción, aseguró, es "un castigo colectivo" más y simboliza "el ataque de EEUU contra el sistema internacional en su totalidad, incluidos la Convención de París, la UNESCO y el Consejo de Derechos Humanos", dijo en referencia a la retirada estadounidense de acuerdos y organizaciones internacionales.

La Liga Árabe apoya a Palestina

La Liga Árabe criticó este martes el próximo cierre de la oficina de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) en Washington, una acción que a su juicio "favorece" a Israel.

El secretario general de la entidad panárabe, Ahmed Abulgueit, aseguró que el cierre demuestra "favoritismo" hacia "la agenda israelí", pues se suma a otras decisiones tomadas por Washington como la de trasladar la embajada de EE UU a Jerusalén, el pasado mayo y la retirada de casi todos los fondos estadounidenses para los palestinos.

A propósito de la postura de Nauert sobre la despreocupación de la OLP para adaptar medidas que den comienzo a unas negociaciones con Israel, Abulgueit replicó que son los estadounidenses quienes no han presentado a los palestinos "ninguna propuesta con puntos claros o planes para una solución que se pueda negociar, aceptar o rechazar".

Turquía, contra el cierre

El Ministerio de Exteriores turco consideró también este martes que EEUU "ha perdido su posición neutral en el proceso de paz de Oriente Medio" con su decisión de cerrar la oficina de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) en Washington.

"La decisión es preocupante, y es otro indicador de que EEUU ha perdido su posición neutral en el proceso de paz en Oriente Medio", señaló el Ministerio en un comunicado. En el que añade que "esta decisión no tiene otro objetivo que alentar la destrucción de la visión de una solución de dos Estados", añade.

Israel, único apoyo de EE UU

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha declarado este martes que su país apoya la decisión estadounidense.

"Estados Unidos tomó la decisión correcta con respecto a la representación de la OLP (Organización para la Liberación de Palestina) en Washington", se indica en un comunicado emitido por la Oficina del Primer Ministro tras las fiestas del nuevo año judío.

"Israel apoya las acciones estadounidenses destinadas a dejar claro a los palestinos que la negativa a negociar y los intentos de atacar a Israel en foros internacionales no favorecerán la paz", concluyen.