Fernando Echarri, autor del estudio
Fernando Echarri, autor del estudio UNIVERSIDAD DE NAVARRA

Jordi Puig y Fernando Echarri, investigadores y expertos en Educación Ambiental de la Universidad de Navarra, han publicado un artículo científico sobre las Experiencias de Vida Significativas (SLE) que pudieron marcar las trayectorias de algunos de los naturalistas más importantes de la historia reciente.

Se trata de Félix Rodríguez de la Fuente (creador de la primera serie documental sobre naturaleza en España, 'El hombre y la Tierra'), Ernest T. Seton (uno de los fundadores de los Boy Scouts en Inglaterra) y Aldo Leopold (uno de los impulsores del movimiento conservacionista y de la filosofía ambiental en EE.UU).

El término SLE nació en los años 90 en EE.UU para referirse a "experiencias desencadenadas por un evento en el medio natural y que generan un intenso sentimiento de comunión con él". "Estas vivencias tienen algunas características propias, como el hecho de que ocurren de repente, generan la pérdida de la noción del tiempo, se perciben como experiencias espirituales o trascendentales, aportan un fuerte sentimiento de bienestar y paz y, finalmente, provocan cambios en la persona que los experimenta, así como en su sensibilidad hacia la naturaleza", detalla Fernando Echarri, quien dirige también del área de Educación del Museo Universidad de Navarra.

"En el caso de los naturalistas mencionados, sus biografías tenían en común lo que podían definirse como experiencias de vida significativas desencadenadas a partir del encuentro con la mirada de un lobo, y que ellos mismos describieron como un punto y aparte en la construcción de su conciencia medioambiental", explica la Universidad de Navarra en una nota.

"Hay muchas formas y niveles de profundidad con los cuales el ser humano se relaciona con la naturaleza, pero las experiencias significativas que encontramos en los textos de Rodríguez de la Fuente, Seton y Leopold nos llevan a pensar que algunas de ellas tienen, por sus características, un poder transformador y educativo más elevado. Hasta el punto de constituirse en el corazón de su activismo educativo y de protección del medioambiente", detalla Echarri.

Para los expertos de la Universidad de Navarra, las SLE pueden servir como herramientas de gran utilidad en la educación ambiental: "No se trata tanto de intentar replicar vivencias como las suyas, sino de servirnos de la narración de estas experiencias por su valor científico, pero también por la fuerza espiritual que implica observar a la naturaleza en su verdadera profundidad". "También pueden ayudarnos a desarrollar herramientas y aptitudes que nos permitan ver esa doble vertiente física y espiritual que posee el medio natural", añade Fernando Echarri.

Según ha publicado este experto en distintas publicaciones científicas, las SLE también pudieron resultar clave en el desarrollo de las carreras de artistas como Jorge Oteiza y César Manrique, quienes dejaron por escrito testimonios similares a los de Rodríguez de la Fuente, Seton y Leopold. "En sus biografías, además, se puede observar una transformación personal que irradia en una obra comprometida con la naturaleza, con su defensa y su puesta en valor", culmina Echarri.

Este trabajo, publicado junto con el profesor Jordi Puig, forma parte de la línea sobre Educación Ambiental desarrollada en el departamento de Biología Ambiental del centro académico.

Consulta aquí más noticias de Navarra.