Tras casi seis años de relación, Belén Esteban y Miguel Marcos han decidido casarse. La contertulia de Telecinco revela todos los detalles de su anhelado enlace en una entrevista exclusiva con la revista Lecturas.

"Es el hombre de mi vida", relata la Esteban en el reportaje en el que cuenta que su pareja le ha regalado un anillo de diamantes: "Me da hasta vergüenza decirlo".

La boda se celebrará el próximo 22 de junio a las 19.30 horas en una finca ubicada en la localidad de Alcalá de Henares (Madrid), muy cerca de la casa que tiene Belén en Paracuellos. Habrá un cóctel y una cena en la que se servirá comida en abundancia. "La comida para mí es muy importante y quiero que la gente se harte de comer", añade la Esteban.

Tienen previsto invitar a cerca de 300 personas entre las que están muchos de sus compañeros de Mediaset: Mila Ximénez, Kiko Hernández, María Patiño Lydia Lozano, Paz Padilla... Más o menos los mismos que fueron a la fiesta de la Toñomanía.

Eso sí: nada de móviles. "A lo mejor a la gente no le va a sentar nada bien, pero quiero tener una boda tranquila".

Miguel quería casarse por la iglesia, pero el problema es que Belén no tiene la nulidad de su matrimonio con Jesulín de Ubrique y tardarían año y medio en concedérsela. No obstante, Belén va a pedir la nulidad y no descarta volverse a casar de nuevo con Miguel en un futuro, pero por la iglesia.

"Voy a mantener en secreto el nombre del diseñador"

Pero, ¿cuándo le pidió Miguel la mano a la princesa del pueblo? En Tenerife después de Semana Santa. La pareja estaba tomando algo cuando Miguel se declaró. "Me lo tomé en broma, pero al día siguiente me lo volvió a decir", explica la Esteban, quien asegura que se quedó blanca porque no se lo esperaba.

Emulando a mi amiga María Teresa Campos ❤❤❤ @agatharuizdlprada

Una publicación compartida de Belén Esteban (@belenestebanmenendez) el8 Ago, 2018 a las 11:24 PDT

Días después, Miguel le entregó el anillo: "Quiero compartir mi vida contigo y es momento de que te dé esto", le dijo él. A ella le entraron "calores" y de los nervios no atinaba a abrir la cajita en la que iba el anillo.

Mucho se ha especulado sobre la que sería la segunda boda de Belén Esteban y ella siempre salía al paso negando con rotundidad las campanas de boda. ¿Qué faltaba para que tomase la decisión? "Que Miguel me lo pidiera", dice la madrileña que irá de riguroso blanco y con un diseño clásico. "Voy a mantener el nombre del diseñador en secreto. No lo desvelaré ni aunque me pongan el suero de la verdad", comenta.

De cara a su boda, Belén asegura que no piensa hacerse ningún arreglo: "Espero no engordar mucho las dos semanas anteriores".

Miguel y Belén comenzaron a vivir juntos casi al inicio de su relación. "Considero que soy su mujer y él mi marido, ¿me entiendes?" Lo que no ha querido explicar Belén Esteban es si hará separación de bienes.