La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, durante su visita a Santiago de Compostela
La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, durante su visita a Santiago de Compostela. EFE

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha asegurado este sábado que "nadie" va a romper ni a alterar el marco constitucional para hacer política. En un acto del PSOE en Santiago de Compostela acompañada por dirigentes socialistas gallegos, la responsable de Igualdad del partido ha comentado ante varias decenas de militantes y simpatizantes que España se encuentra ante "un proceso emocionante y constructivo, pero también inquietante".

El Gobierno encara "una tarea muy profunda, pero muy emocionante" en la que la situación en la comunidad catalana, con un Ejecutivo de corte independentista, es uno de los retos de un proyecto en el que "cabe todo el mundo, incluida Cataluña", por lo que reclama al resto de partidos que "arrimen el hombro" en este caso. "Todos somos iguales en territorios y en derechos, todos, en un marco constitucional que a España le ha costado una historia complicada y nadie lo va a romper y nadie lo va a alterar y todo el mundo va a hacer política en el espacio donde existe mi libertad, pero también la tuya", ha añadido.

En el contexto actual, Calvo ve a algunos partidos "creando tensiones", en especial a un "Partido Popular que no sabe lo que le ha pasado". "Tiene que empezar por el principio y el principio es que ha perdido el gobierno legítimo y legal de España por corrupción", ha proseguido.

Frente a este partido, la vicepresidenta del Gobierno ha situado al PSOE, "el partido que ha defendido a España siempre" y al que coloca como "el mejor partido de este país" tras unas primarias del PP que han demostrado, según ella, que no tiene "tantos militantes" como decían los datos. Respecto a Ciudadanos, ha censurado su voluntad de adelantar las elecciones en una situación en la que acusa al partido naranja de inexperiencia en la gestión. "Queremos elecciones ya mañana que me conviene a mí, pero no le convienen a los ciudadanos que llevan siete años aguantando lo que no está en los escritos", ha zanjado.