El Gobierno de Marruecos insistió este jueves en que con independencia de quién esté en el Gobierno en España, la solución a las negociaciones sobre el futuro de Ceuta y Melilla pasa por el reconocimiento de la soberanía marroquí sobre esas dos ciudades autónomas españolas.

"Es evidente que Marruecos está siempre, no sólo preparado, sino también dispuesto a solicitar que sea cual sea el dirigente que el pueblo español elija, ése tienda la mano para encontrar una solución inteligente y apropiada a la cuestión de Ceuta y Melilla", indicó el el ministro de Comunicación y portavoz marroquí, Jalid Naciri.

 

Es evidente que no hemos cambiado de opinión desde hace un mes y medio

Naciri dijo, tras la reunión del Ejecutivo, que ese acuerdo "pasa, por supuesto, por el reconocimiento de la soberanía de Marruecos sobre esas dos ciudades, porque es evidente que desde hace un mes y medio no hemos cambiado de opinión al respecto".

 

Evitó además vaticinar sobre la continuación de las relaciones bilaterales tras las elecciones generales españolas del próximo 9 de marzo, alegando que "Marruecos es un país democrático y no interviene en el debate electoral de un país amigo y soberano, con el que tiene una relación de amistad y de respeto mutuo".

Las relaciones bilaterales entre España y Marruecos atravesaron una crisis entre noviembre y este mes de enero, cuando regresó a Madrid el embajador marroquí, Omar Azziman, que había sido llamado a consultas después de que Rabat manifestara su rechazo a la visita de los Reyes de España a Ceuta y Melilla los días 5 y 6 de noviembre.