Parlamento de Venezuela
Hemiciclo de sesiones de la Asamblea Nacional (Parlamento) de Venezuela durante una sesión del organismo. MIGUEL GUTIÉRREZ / EFE

Por disposición del Ejecutivo de Venezuela a la moneda del país, el bolívar, se le quitarán cinco ceros, una medida compleja que entra en vigor este lunes en medio del aluvión de ajustes económicos decretados por el Gobierno que han llevado a los ciudadanos a hacer compras en estado de angustia.

La simplificación monetaria, aunque necesaria a los ojos de todos, ha disparado el temor de los ciudadanos y la alerta de economistas y opositores ante las posibles consecuencias pues se aplicará en un escenario de hiperinflación. La moneda local tomará el apellido de "soberano" desde el lunes, cuando empiece a circular una nueva familia de billetes con denominaciones más ajustadas a la inflación del país petrolero que, según estimaciones del Fondo Monetario Internacional, cerrará el año en 1.000.000%.

Este factor hace inviable la reconversión a juicio del Parlamento, de mayoría opositora, que ha pedido al Ejecutivo de Nicolás Maduro y al Banco Central (BCV) frenar la medida hasta que se tomen otros ajustes económicos para solventar el déficit fiscal y detener la incesante subida de los precios. Los diputados de la Comisión de Finanzas calculan que al cabo de tres meses las nuevas denominaciones monetarias serán insuficientes para cubrir los costos de los bienes y servicios que, de acuerdo a la Cámara, se duplican cada 26 días.

Este paquete de ajustes es la apuesta del Ejecutivo para hacerle frente a la supuesta "guerra económica" que asegura que le hacen los empresarios, pero es igualmente insuficiente a ojos de economistas que ponen el foco en la magnitud de la crisis y destacan sus signos más fuertes como el hambre y el desabastecimiento generalizado.

Si bien hay otros anuncios como la despenalización de ilícitos cambiarios en un país regido por el control estatal de divisas desde hace 15 años y la puesta en marcha de dos unidades contables, los ciudadanos están hoy más preocupados por el apagón electrónico que comenzará esta noche. Este hecho los dejará sin poder hacer ninguna transacción financiera al menos durante las 10 horas previas a la puesta en marcha de la reconversión, que será además en un día declarado no laborable y con los bancos cerrados.