La fachada de Platerías de la catedral de Santiago de Compostela ha aparecido la mañana de este lunes con un grafiti en una de sus figuras, que aparece pintada emulando a uno de los miembros de Kiss, la banda estadounidense de hard rock.

El autor de la pintada se enfrenta a una multa de entre 6.000 y 150.000 euros, según las sanciones que establece la Ley de Patrimonio de la Xunta de Galicia.

Las autoridades están revisando las cámaras que se encuentran en el entorno de ese enclave del casco histórico de la capital gallega para tratar de identificar al autor de los hechos. La Policía Nacional también ha pedido la colaboración ciudadana para encontrar a los responsables de este delito.

El titular de Cultura de la Xunta, Román Rodríguez, ha calificado el acto de "barbarie patrimonial", "auténtica barrabasada" y "acto de incultura", durante un acto este lunes en Baiona (Pontevedra), donde ha estado visitando la iglesia de Santa María. 

El alcalde de Santiago, Martiño Noriega, también ha mostrado su rechazo y ha afirmado que Santiago es "una ciudad patrimonio de la humanidad terriblemente tolerante, pero hoy aquí lanzamos un mensaje de que delante de este tipo de actuaciones somos intolerantes".

Por su parte, Daniel Lorenzo, director de la Fundación Catedral, ha explicado que el daño causado en la figura no es grave y que "con láseres de última generación podremos limpiar el daño esta misma tarde".

Lorenzo, Rodríguez y Román han pedido "civismo" y han apelado a la importancia de "concienciar a todo el mundo de la importancia de la preservación del patrimonio".

La de Platerías es la fachada sur del templo compostelano y se trata de la única de estilo románico que conserva la catedral. Su nombre proviene de los talleres de orfebres situados desde la Edad Media en los bajos asoportalados del claustro.