R. Kelly y Lady Gaga
R. Kelly actúa junto a Lady Gaga en los American Music Awards 2013. GTRES

R. Kelly en el ojo del huracán después de centrar la letra de una canción sobre las demandas de abuso sexual que han presentado contra él. Durante 19 minutos, el cantante cuenta en I Admit cómo se siente con las acusaciones que le persiguen desde 1994 y han puesto fin a su carrera.

"Admito haber cometido algunos errores y tengo algunas formas imperfectas", dice Kelly en la canción en la que explica que le gustan "todas las mujeres: mayores y jóvenes" y se cuestiona cómo "lo llaman pedófilo porque ese [improperio] es una locura".

Today is the day you’ve been waiting for. 🎶 I ADMIT 🎶 link in bio.

Una publicación compartida de R Kelly (@rkelly) el23 Jul, 2018 a las 6:16 PDT

Y añade que uno de los miembros de su propia familia abusó de él a una edad temprana. "Ahora, admito que un miembro de mi familia me tocó desde niño hasta la edad de 14 años. Mientras dormía, tomó mi virginidad", reza la canción.

El cantante fue acusado de pornografía infantil después de que se filtrase un vídeo en el que mantenía relaciones con una chica de 14 años. R. Kelly fue absuelto de todos los cargos en 2008 y continuó acumulando éxitos.

En I Admit, canta que él no ha sido "condenado, ni arrestado ni arrastrado mi nombre en la tierra. Todo este trabajo para tener éxito, cuando me abandonas por lo que escuchaste".

Aunque el título del tema parece una admisión de culpabilidad, Kelly usa la canción para ponerse a sí mismo como la víctima, culpando a los padres de Jocelyn Savage (quien acusó al cantante de secuestrar a su hija) y al periodista de Chicago Jim DeRogatis, quien fue el primero en informar sobre el vídeo sexual.

A pesar de estar entre los artistas de música pop más vendidos, R. Kelly confiesa que ha tenido que pedir dinero prestado a su discográfica para "poner comida en la mesa".

El concierto que tenía previsto R Kelly en el mes de abril en Chicago, su ciudad natal, tuvo que ser cancelado porque la campaña Time's Up señaló al cantante ya que supuestamente había abusado sexualmente de mujeres.

Semanas más tarde, Spotify eliminó su música de sus listas de reproducción, argumentado su nueva política sobre contenido de odio y conducta odiosa.

Una demanda tras otra

En mayo, una mujer presentó una demanda contra R. Kelly acusando al artista de agresión sexual, infectarla adrede con herpes y encerrarla en habitaciones para castigarla. Un representante de la estrella negó "categóricamente todas las alegaciones" que figuraban en la demanda.

Por su parte, BuzzFeed informó que R. Kelly tenía a un grupo de mujeres como rehenes en un "culto sexual" en sus masiones de Atlanta y Chicago. Un documental de la BBC habló en mayo con Kitti Jones, una de las mujeres que formó parte de este supuesto culto sexual, quien dijo que Kelly preparaba a las mujeres como si fuesen sus "mascotas sexuales", obligándolas a tener relaciones con él a petición suya.

En Twitter algunos usuarios han tachado a R. Kelly de "arrogante" tras escuchar la letra de I Admit. "Su falta de conciencia es atroz y tiene varias canciones que me ofenden como I'm just a man en la que dice que "nunca usaría eso para defender este comportamiento", dice una persona.

Otra le escribe a R. Kelly que se "humille" o que "sea humilde" ya que "una actitud arrogante y negativa no te llevará a ninguna parte en la vida".

Hay personas que comentan que están "realmente hartos de R Kelly. Su actitud arrogante me enferma".

Otros simplemente no entienden que la canción sea tan larga."¿Realmente están sentados ahí con una canción de R. Kelly de 19 minutos?".

No todo fueron críticas porque lógicamente el cantante tiene una legión de fans: "Si dices que R. Kelly está admitiendo cualquier delito (s) en I Admit entonces claramente no has escuchado la canción y simplemente te quedaste en el título. Por lo tanto, estás regurgitando lo que lees de las feministas y hablas por hablar".