Repartidor de Glovo
Un repartidor de Glovo. Europa Press

El sindicato Intersindical Alternativa de Catalunya (IAC) y el colectivo de repartidores de Glovo en Barcelona presentaron este jueves una denuncia ante Inspección de Trabajo contra la compañía de reparto a domicilio por considerarlos falsos autónomos, pidiendo que se reconozca el carácter laboral de su relación contractual.

La denuncia de los trabajadores de Glovo se produce dos semanas después de que Inspección de Trabajo impusiera a la otra gran empresa del sector, Deliveroo, el pago de 1,3 millones de euros en concepto de cuotas dejadas de abonar a la Seguridad Social por sus repartidores y la obligara a darlos de alta en el régimen general.

Los trabajadores de la empresa de reparto a domicilio han acudido a Inspección de Trabajo con el asesoramiento del bufete jurídico Colectivo Ronda, de la misma manera que hicieron los repartidores de Deliveroo.

Este colectivo asegura que su relación debe considerarse laboral y no mercantil, como la que tienen ahora, ya que la multinacional impone "de forma absoluta" las condiciones de prestación del servicio y determina aspectos sustanciales como los horarios y los periodos de descanso.

Aseguran, por ejemplo, que la empresa rechaza cualquier intervención de los trabajadores en la configuración del servicio, como debería ser en el caso de la relación mercantil que se establece con los trabajadores autónomos.

Según Natxo Parra, abogado del Colectivo Ronda, responsable de la denuncia presentada, los repartidores se han convertido en "la verdadera punta de lanza en la lucha contra la instrumentalización de la figura del trabajador autónomo como mecanismos de precarización general de las condiciones laborales".

Consulta aquí más noticias de Barcelona.