Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado
Santamaría ha terminado su campaña en Vallecas y Casado en la Plaza de Colón. EFE

 La candidata a la Presidencia del PP Soraya Sáenz de Santamaría ha cerrado su campaña electoral con un último ofrecimiento a su rival, Pablo Casado, para lograr una lista de integración: "Pablo, sigo aquí. Cuando quieras, como quieras y donde quieras, por nuestro partido y por España", ha dicho.

En un restaurante del Puente de Vallecas, Sáenz de Santamaría ha cerrado esta carrera que, según ha asegurado, le hubiera gustado acabar junto a Casado, habiendo logrado ya la integración, recalcando que la unión de ambos sería lo mejor para los afiliados.

La exvicepresidenta del Gobierno se ha mostrado convencida además, en cualquier caso, de que el sábado resultará ganadora de este proceso y no sólo liderará el partido sino que acabará también siendo presidenta del Gobierno. Y ha bromeado al comentar que tanto ella como sus colaboradores se han mordido la lengua en más de una ocasión para no meterse con sus rivales en esta carrera y ha dicho que si se les ocurre "la mínima parte" para hacerle oposición a Pedro Sánchez el presidente del Gobierno va a pasar "los meses más penosos de toda su vida".

Pablo Casado también se ha mostrado optimista con ganar el sábado porque considera que ha conseguido "reilusionar" al partido y ha pedido el apoyo de los compromisarios para un proyecto que "no les va a defraudar".

También ha asegurado que integrará a la candidatura perdedora. "Nuestra compañera y querida Soraya Sáenz de Santamaría va a tener sitio en este proyecto", ha afirmado, con lo que insiste en que su candidatura es de "integración" y, de hecho, ha recordado que ya cuenta con los cuatro candidatos que no pasaron la primera vuelta.

En declaraciones al inicio de su último acto de campaña, en una céntrica terraza de un café de Madrid, Casado ha puesto en valor que su candidatura ha sido la única que ha defendido la "legitimidad" de los compromisarios en esta segunda vuelta y ha pedido que todo el mundo vote "en libertad" el sábado y que haya participación porque su proyecto es el que va a "transformar España".

Al lado de uno y de otra

Al lado de Sáenz de Santamaría han estado, entre otros dirigentes, el presidente de Melilla, Juan José Imbroda, el líder del PP vasco, Alfonso Alonso, el presidente del PP andaluz, Juanma Moreno, el exministro Íñigo de la Serna el portavoz del PP en el Parlamento vasco, Borja Semper, la alcaldesa de Logroño, Cuca Gamarra.

Y también ha asistido la expresidenta del PPC Alicia Sánchez Camacho, que en la primera vuelta apoyó a María Dolores de Cospedal.

Soraya Sáenz de Santamaría ha llevado los mayores aplausos cuando ha recordado su experiencia en el Ejecutivo y ha recordado al líder del PP: "Yo he aprendido a gobernar así de un maestro, de Mariano Rajoy Brey".

Casado ha estado acompañado del presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, y del presidente de la gestora del partido, Pío García-Escudero, además de contar con la presencia de los exministros Rafael Catalá e Isabel García Tejerina, así como José Ramón García-Hernández, uno de los candidatos que perdió en la primera vuelta.

Ante este foro, con la asistencia de unas doscientas personas, Casado ha exclamado "¡Vamos a ganar!" ya al inicio de su discurso, en el que ha presentado su proyecto como "la renovación tranquila, respetuosa con lo que se ha hecho".