Casado y parte de los exministros de Rajoy.
Casado y parte de los exministros de Rajoy. PP

La batalla entre Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado por liderar el PP no cesa ni a la hora de comer. Este jueves, el vicesecretario participa en una comida con ministros de Mariano Rajoy enfrentados a la exvicepresidenta y ésta ha contraatacado difundiendo una imagen de su propia "comida de trabajo", unas pizzas con su equipo en su despacho de campaña de la sede de la calle Génova.

El restaurante de comida vasca Jai Alai ha sido el elegido para la comida que ha reunido este jueves a un nutrido grupo de exministros de Rajoy para hacer un "Fuenteovejuna", en palabras del extitular de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, un "todos a una" en favor de Casado.

Además de García-Margallo, han arropado al vicesecretario en torno a una mesa la todavía secretaria general y exministra de Defensa, María Dolores de Cospedal; el exministro de Interior, Juan Ignacio Zoido; de Sanidad, Dolors Montserrat; de Justicia, Rafael Catalá; de Agricultura, Isabel García Tejerina.

Salvo Margallo, que fue precandidato, todos los demás apoyaron a Cospedal hasta la primera votación de las primarias y después han colaborado muy activamente con el equipo de Casado.

La comida de apoyo a Casado también ha supuesto la reaparición del extitular de Industria, Turismo y Comercio José Manuel Soria, que ha posado sonriente con el candidato y sus excompañeros en el Gobierno.

Vieja enemistad

A todos ellos les une una enemistad con Sáenz de Santamaría que viene de los tiempos en los que compartían mesa en el Consejo de Ministros en alguna de las dos legislaturas en las que Rajoy fue presidente, cuando constituyeron el llamado "G8" de ministros enemistados con la exvicepresidenta, a la que en algunos casos responsabilizan de filtraciones contra ellos que, en algunos casos, como el de Soria y sus empresas en paraisos fiscales, les costaron el puesto de ministro y, después, un puesto en el Banco Mundial.

También formaban parte de este colectivo la hoy presidenta del Congreso y entonces titular de Fomento, Ana Pastor, y el exministro de Agricultura y hoy comisario europeo, Miguel Ángel Arias Cañete, que hoy no ha asistido al encuentro.

De esta comida ha salido un comunicado en el que sus asistentes han mostrado su "apoyo a la candidatura a la presidencia del PP encabezada por Pablo Casado".

Rajoy, molesto

En los tiempos en los que el PP estaba en el Gobierno, estos ministros ya celebraban sus comidas y cenas, que ya por aquel entonces también molestaban al presidente, que habría llegado a pedirles que cesaran de hacer estas reuniones.

Ahora, al final de la carrera para sucederle, el expresidente también habría mostrado su disconformidad con el encuentro de este jueves, algo para lo que no han visto motivo varios de los comensales.

"No tengo ni la menor idea de cómo le ha sentado al señor Rajoy esta comida, pero no encuentro ningún motivo por el que le pueda sentar mal", ha dicho García Margallo.

Catalá, por su parte, ha afirmado que Rajoy "no ha dicho nada porque nada hay que decir" sobre la comida de exministros, que ha calificado de un encuentro "como tantos otros, que no es contra nadie , sino en positivo, a favor de su proyecto", en referencia a Casado.

Pizza en la calle Génova

Mientras, en otro lugar de Madrid, concretamente en la sede nacional del PP de la calle Génova, el equipo de Sáenz de Santamaría ha difundido una fotografía de su propia "comida de trabajo" en la que la candidata presidía una mesa llena de pizzas a la que se sentaban los miembros de su equipo.

Allí estaban su jefe de campaña y exjefe de gabinete de Rajoy, José Luis Ayllón; el vicesecretario Javier Arenas; el presidente del PP vasco, Alfonso Alonso, y su secretario general, Iñaki Oyarzábal; la exministra de Empleo Fátima Báñez, o el senador andaluz, clave en su campaña, Antonio Sanz.

Crecen los apoyos para ambos

A falta de menos de dos días de que en torno a las 13 horas del sábado se conozca el nombre de quién liderará el PP, las espadas siguen cada vez más en alto entre ambas candidaturas, que continúan con su particular "guerra psicológica", en palabras de Sáenz de Santamaría.

Así, este jueves ambos equipos han difundido nuevos cálculos sobre los apoyos de los compromisarios con los que cuentan para ganar el congreso. Sáenz de Santamaría tendría el 63% de los votos de los 3.082 delegados, "y subiendo", según su jefe de campaña, mientras que los de Casado aseguran contar con un 71% de los mismos.