Felipe VI y Jean-Claude Juncker
El rey Felipe VI junto al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, en el Palacio de la Zarzuela. EFE/Kiko Huesca

El presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, ha advertido este jueves de que los nacionalismos y los populismos que intentan encontrar apoyo en Europa llevan a la "ceguera total".

Juncker ha impartido en Madrid la XIV Lección Conmemorativa de la Fundación Carlos de Amberes, un acto en el que han estado presentes el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y seis de sus ministros. El presidente de la Comisión ha dedicado gran parte de su intervención a elogiar el papel de España en la UE.

Como ejemplo de ello ha puesto la actitud de España ante el problema de la inmigración. "En este tema -ha dicho- da muestras de solidaridad activa que me impresionan".

Además, ha elogiado la labor de los políticos de la Transición que cree que hicieron posible el avance de España y ha destacado especialmente la tarea del Rey Juan Carlos.

"Es un gran Rey, quiero decirlo aquí, un gran Rey del que toda Europa puede esar orgullosa", ha subrayado antes de destacar que España "se haya vuelto a poner en pie" pese a la dura crisis económica que ha sufrido.

Aunque se ha mostrado optimista sobre el futuro de Europa, ha reconocido también riesgos como la vuelta a los nacionalismos y el populismo, momento en el que ha alertado de que conducen a la "ceguera total".

"Ignoren los cantos de sirena que vienen desde países que no nos quieren", ha pedido antes de resaltar que la democracia española debe mucho a Europa y la UE debe mucho también a la energía del pueblo español.

Entre los aspectos positivos de los últimos años en Europa, ha subrayado que ha bajado el paro, ha aumentado el empleo, se han corregido a la baja el déficit presupuestarios y la deuda pública ha disminuido.

En materia de comercio, ámbito en el que ha asegurado que España es un país abierto al mundo, ha reconocido que se están atravesando momentos difíciles, en referencia a la actitud de la administración de Donald Trump.

Pero ha defendido que Europa siga empeñada en lograr acuerdos comerciales "bien sopesados y sin lanzarse en los primeros brazos que -ha dicho- nos estrangularían".

Y tras reconocer que le han sorprendido las palabras de Trump en las que consideró a Europa un enemigo de Estados Unidos, ha puesto como ejemplo del camino que debe seguir la UE en el ámbito comercial el acuerdo suscrito con Japón.

A su juicio, es una señal para los que se alejan del multilateralismo y un mensaje de que se pueden hacer muchas cosas juntos.

Juncker ha defendido también ante Sánchez que los líderes europeos intenten ponerse de acuerdo sobre el próximo presupuesto comunitario antes de que se celebren en mayo del año que viene las elecciones europeas.

Tenemos que acabar con el razonamiento pueril de que antes de unas elecciones no se puede decidir nada", ha advertido.

Llegar a un acuerdo antes de los comicios cree que evitaría cometer los mismos errores de la negociación del presupuesto ahora vigente, ya que se aprobó poco antes de su entrada en vigor y eso considera que hizo perder oportunidades.