El rodaje de la película 'The Rhythm Section' en Madrid.
El rodaje de la película 'The Rhythm Section' en Madrid. EUROPA PRESS

El BOE publicará este jueves, tras una espera de varios meses, la orden ministerial de las ayudas al cine por la que se establecen las bases reguladoras de las ayudas previstas en la ley del cine, en sustitución de la vigente orden de 2015.

Esta nueva regulación, que entrará en vigor el viernes, ha sido consensuada con los agentes del sector y recoge la gran mayoría de sus demandas, entre ellas, favorecer la presencia de la mujer en puestos de responsabilidad, apoyar el cine experimental y de autor, así como la animación o las coproducciones con Iberoamérica.

Así lo ha anunciado este miércoles el ministro de Cultura, José Guirao, en la toma de posesión de Beatriz Navas como directora general del Instituto de Cinematografía y Artes Audiovisuales (ICAA).

Una vez entre en vigor la orden, se podrán abrir las convocatorias para acceder a las ayudas, pendientes, como todas las correspondientes al año en curso, a causa del retraso en la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado, y demoradas así mismo por el cambio de gobierno. Unas convocatorias, ha precisado Guirao, "que queremos poner en marcha inmediatamente".

La realidad del cine español

En opinión de la nueva directora del ICAA, la nueva regulación "responde a un reparto bueno, adecuado y coherente con la realidad del cine español", y servirá para impulsarlo.

En su primera comparecencia pública, Navas ha valorado que la orden suba el límite de las cintas de animación a 2,5 millones en ayudas selectivas y bajado el límite para optar a ellas en documentales y coproducciones hasta los 300.000 euros, y ha referido el "esfuerzo" que se ha hecho por ajustar los puntos que tienen que ver con la solvencia de productores y directores.

En concreto, en estos casos, la variación supone la rebaja de 400.000 a 300.000 euros en los documentales y de 700.000 a 300.000 euros en las coproducciones latinas.

Asimismo, Navas ha destacado la "pequeña novedad" de que exista una línea específica en las ayudas selectivas para el cine experimental, que dispondrá de una reserva de un 10% en la dotación de estas ayudas.

Con la aprobación de la orden, se cumple un importante paso para desbloquear la situación de impasse que vivía el sector desde que, en 2016, se abriera un periodo de transición entre un modelo de financiación agotado, basado en las amortizaciones, y la implantación del nuevo.

A partir de ahora, las líneas de ayudas se dividen en generales, según sean a la producción sobre proyecto -destinadas a las de carácter más comercial e industrial, con presupuestos más superiores a 1,3 millones de euros-; y selectivas, si son proyectos con especial valor cultural o social, documentales o cintas de carácter experimental, o a proyectos que incorporen a nuevos realizadores.

En estos casos, el presupuesto máximo debe ser de 1,8 millones de euros.