Perro abandonado
‘Ximo’ fue encontrado enfermo cerca de Navalcarnero. (El Refugio) EL REFUGIO

Los madrileños cada vez abandonan más a sus animales de compañía. El año pasado entraron 10.396 perros en centros de la región, lo que corresponde a una media de 28,5 al día y supone 911 más (una subida del 10%) de los 9.485 que entraron en 2006.

Supone 911 más (una subida del 10%) de los 9.485 que entraron en 2006.

«Hemos dado un paso atrás en la protección animal. No es de recibo que se recojan tantos perros en un año», explica Nacho Paunero, presidente de El Refugio. Sin embargo, desde la Consejería de Economía consideran que «si ha aumentado el número de entradas en albergues, es, entre otras razones, por la mejora de los medios que se destinan a la recuperación de animales perdidos o abandonados».

Muchos mueren

Pero todos no corren igual suerte y uno de cada cuatro animales acaba siendo sacrificado. La ley marca que se puede matar al perro a partir del décimo día después de su recogida. En 2006 (últimos datos disponibles de sacrificios en la región) fueron 3.598 de los 14.168 recogidos.

La Comunidad asegura que «se hacen campañas periódicamente en pro de la adopción de mascotas, como, por ejemplo, la iniciativa piloto de abrir puestos de adopción integrados en tiendas de venta de animales». Actualmente existen doce de estos puestos en Madrid.

El Refugio, por su parte, cree que «es necesario abordar el problema de raíz, con campañas de esterilización o de tenencia responsable y con una ley de protección animal que sea verdaderamente protectora», asegura Paunero. En el 012 se da información sobre cómo adoptar mascotas.

Dejados a su suerte

‘XIMO’ Solo en navalcarnero, rescatado enfermo

Estaba abandonado en la carretera de Toledo, cerca de Navalcarnero. Estaba muy enfermo, deshidratado y en un estado lamentable. Tenía tan sólo un año. Hoy su situación es totalmente distinta: es feliz y ya ha sido adoptado.

‘GUAPA’ Recogida en Coslada, tuvo un final feliz

Fue recogida después del verano en una gasolinera del polígono industrial de Coslada. Era un cachorro de seis meses. Ésta es la triste historia de muchos perros, pero Guapa tuvo mucha suerte y, un mes después de ser recogida, fue adoptada.