El Príncipe Felipe: De Isabel Sartorius a Letizia Ortiz

  • Isabel Sartorius fue su primer amor importante .
  • Carolina de Waldburg fue considerada la candidata perfecta.
  • Con Letizia actuó a hechos consumados ante la opinión pública.
Isabel Sartorius, Príncipe y Letizia ©KORPA
Isabel Sartorius, Príncipe y Letizia ©KORPA
KORPA

Rubias como la cerveza nórdica, deportivas, estilizadas y con una cierta estatura, la mínima para aparecer al mismo nivel en las fotos horizontales. Así es el estereotipo de la mayoría de las mujeres que han significado algo en la vida del Príncipe Felipe. Nada que ver con su esposa, una mujer castaña, de ojos garzos, de estructura frágil y fuerte carácter.

Isabel Sartorius fue la primera pareja importante en la vida del Príncipe Felipe. La hija del marqués de Mariño pertenecía a la aristocracia y estaba acostumbrada a moverse con naturalidad entre la realeza. No en vano su "madrastra", la segunda esposa del marqués, era Nora de Liechtenstein.


Isabel y el Príncipe Felipe se conocieron en junio de 1990 en una conferencia que ofreció el sacerdote
Christopher Harley Sartorius, primo hermano de Isabel. Ya se habían visto en alguna ocasió porque la joven había sido novia de
Ricky Fúster, hermano de Álvaro, uno de los mejores amigos de Don Felipe. Isabel, tres años mayor que el príncipe, conquistó de inmediato al heredero. Tan sólo un mes después, un fotógrafo
freelance los sorprendió en Palma de Mallorca prodigándose carantoñas en la proa de una pequeña embarcación.

La noticia conmocionó a los monárquicos más rancios y recalcitrantes. Isabel era hija de divorciados, mayor que el Príncipe y había viajado mucho. Su pasado no era demasiado intenso, pero no lo suficientemente intachable. El hecho de que su madre,
Isabel Zorraquín, se hubiera casado en segundas nupcias con el
polémico politico Manuel Ulloa desató una enorme controversia.

Isabel lo pasó muy mal. Acosada por la prensa, que montaba guardia permanentemente frente a su puerta, aprendió todo tipo de trucos para eludir la persecución de los
paparazzi. Se citaban en casas de amigos comunes, en Extremadura, Sevilla o Madrid y frecuentaban locales como el 'Honky Tonk' o 'El Cielo' de la discoteca Pachá en la capital.

Se publicó que la Reina nunca terminó de aceptar a Isabel, que
el Conde de Barcelona le hizo jurar a su nieto en su lecho de muerte que se casaría con la persona adecuada; e Isabel no entraba dentro de esta categoría.

En 1993 la pareja puso punto final a una relación que había sufrido varios baches. Fue la propia Isabel quien en 1993 confesaría a la periodista
Pilar Rubines en Vaduz, Liechtenstein, en la boda de
Alois de Liechtenstein y Sofía de Baviera que no habría compromiso oficial, ni boda jamás.

Gigi Howard, Viviana Corcuera, Tatiana de Liechtenstein, Carolina de Waldburg...

Entre 1993 y 1995, el Príncipe Felipe, estudiante por aquel entonces de Relaciones Internacionales en la Universidad de Georgetown (EE.UU), vive un apasionado romance con
Giselle Howard, una joven de clase media alta, hija de un ejecutivo de telefonía del Estado de Georgia. Nadie supo de su existencia hasta que un fotógrafo español los sorprendió en una paradisiaca playa en actitudes que recordaban a las de
Deborah Kerr y
Burt Lancaster en
De aquí a la eternidad. Las fotos más intensas sólo se atrevió a publicarlas la revista Pronto. Viviana Corcuera, una espectacular mexicana, también tuvo por aquel tiempo contacto directo con el Príncipe.

Acabó la etapa estudiantil americana y terminó la relación con Gigi. El nombre de Tatiana de Liechtenstein sonó durante muchos años con fuerza como una posible novia para Felilpe. Tatiana incluso se trasladó a España para estudiar y se alojó en un piso de la calle Montesquinza, la zona noble del barrio madrileño de Chamberí.

Catalina de Habsburgo fue otra de las candidatas. Descendiente directa de la emperatriz María Teresa, la arquiduquesa reunía todas las condiciones para futura mujer del Príncipe. Al parecer, no hubo química. Ella estuvo estudiando durante algún tiempo en una universidad privada de la provincia de Segovia. Actualmente Catalina está casada con el conde Maximilian Secco D'Aragona, escribe libros de historia sobre antepasadas suyas como María Antonieta, tiene hijos y es muy feliz.

Otra de las supuestamente elegidas fue Carolina de Waldburg, de sangre real. Juan Balansó, experto en genealogía e historiador, la definió como la candidata perfecta. Podría haberlo sido de no haberse cruzado en el camino de Felipe Eva Sannum.

De Eva Sannum a Letizia

Eva y Felipe e conocieron en 1997 en una cita con varios amigos en el restaurante mexicano "El Cuchi" de Madrid, en la calle Cuchilleros. Ella era modelo y se encontraba en España trabajando para la agencia Magic, de Carlos Mundi. Amiga de Katrine Knudsen, entonces novia de Haakon de Noruega, sedujo al Príncipe de inmediato. De aquel primer encuentro hubo testimonios gráficos inmediatos en las revistas, así como de una cita casi inmediatamente posterior en el pantano de San Juan, en casa de uno de los amigos del Príncipe.

Después de Letizia, Eva Sannum ha sido la mujer que más posibilidades tuvo de llevar al Príncipe al altar. Su figura fue sometida a un referéndum público por parte de los medios de comunicación. De clase media baja, de padres separados, carecía apenas de pasado sentimental. Los programas de corazón se cebaron con el aspecto de su madre, residente en Grecia junto a un nuevo marido; de su padre trabajador; de sus apariciones como modelo de lencería.

La presión fue insoportable para ella y también para el príncipe, pero aprendió de aquella experiencia. El príncipe Felipe anunció en un encuentro informal con los periodistas que había roto con la modelo. Corría diciembre del año 2001. Su corazón quedó destrozado, pero aprendió de aquella experiencia. Nunca volvería a hacer pasar por semejantes pruebas a alguien a quien amara.

Y llegó Letizia

Dicho y hecho. Se conocieron en casa de Pedro Erquicia en octubre del 2002, en una cena. Don Felipe, al verla en el Telediario, sufrió un flechazo catódico y pidió conocerla. Ella salía por aquel entonces con David Tejera, presentador de Canal Plus. En el Puente de Todos los Santos, el 1 de noviembre del 2003 se anunció el compromiso oficial entre el Príncipe de Asturias y la periodista asturiana. Pero eso ya es otra historia.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento