Los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2018 han superado este jueves su último trámite parlamentario en el Pleno del Congreso de los Diputados, que ha aprobado la mayor parte de las enmiendas incorporadas en el Senado con la mayoría absoluta del PP.

Tras la votación individual de las 46 enmiendas añadidas al proyecto en la Cámara Alta, han salido adelante 32 enmiendas, entre ellas, la que establece ayudas a los damnificados por talidomida, a la que el PSOE ha votado en contra.

Solo queda la publicación de la ley en el BOE para que se puedan comenzar a aplicar unas cuentas que tendrán una vigencia de seis meses y que fueron diseñadas por el Gobierno de Mariano Rajoy y asumidas posteriormente por el Ejecutivo de Pedro Sánchez, que tendrá que ejecutarlas.

Desde que el proyecto presupuestario fue aprobado por el Congreso de los Diputados el 23 de mayo con los votos a favor de PP, Ciudadanos, PNV, UPN, Foro, Coalición Canaria y Nueva Canarias y los votos en contra de PSOE, Unidos Podemos, ERC, PDECat, Compromís y Bildu, su tramitación en el Senado estuvo marcada por la moción de censura contra Mariano Rajoy que el 1 de junio otorgó la Presidencia del Gobierno al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez.

El acuerdo del anterior Gobierno, el liderado por Rajoy, con sus socios parlamentarios en la elaboración y aprobación de las cuentas, en principio garantizaba que la tramitación presupuestaria en el Senado, que comenzó el 29 de mayo, discurriese sin introducir ningún cambio, con el objetivo de que los PGE entrasen en vigor en cuanto fueran aprobados por la Cámara Alta, sin necesidad de que volvieran al Congreso.

Sin embargo, el cambio de Gobierno originado por la moción de censura, en la que el PNV, socio presupuestario del PP, otorgó su voto favorable a Sánchez, provocó un cambio de estrategia de los populares, que decidieron que enmendarían los Presupuestos, reduciendo las partidas dedicadas al País Vasco, al tiempo que el nuevo Ejecutivo de Pedro Sánchez garantizaba a la formación jeltzale que los mantendría tal y como salieron del Congreso.